Raphael confiesa: "Empecé a beber porque me hacía dormir"

Raphael

El cantante Raphael ha vuelto a colarse una Navidad más en nuestros hogares a través de la pequeña pantalla pero en esta ocasión ha hecho algo más que cantarnos sus tradicionales villancicos, nos ha abierto las puertas de su casa y su corazón.
 

Raphael ha recibido a Bertín Osborne en un especial del programa Mi casa es la tuya, un programa en el que ha ofrecido su entrevista más abierta y sincera acerca de su vida más íntima.

 

El cantante se ha remontado hasta su infancia, cuando vivía en el barrio madrileño de Cuatro Caminos y sus orígenes como artista. Con menos de cuatro años, su hermano Juan le propuso para cantar en el coro de la iglesia donde él estudiaba. Los frailes no estaban muy convencidos de que Raphael fuera la voz que necesitaban debido a su corta edad, pero una vez que entró en el coro ya no volvió a salir.

 

Desde entonces el artista no ha parado de subirse a los escenarios, incluso cuando sufrió una grave enfermedad por la que tuvieron que realizarle un transplante de hígado, Raphael estuvo trabajando hasta el último minuto.

 

El doctor que atendió al cantante, Enrique Moreno, ha sido uno de los 'invitados' que ha colaborado en el programa dedicado al artista para explicar el complicado y avanzado estado de cirrosis hepática que sufría Raphael cuando llegó al hospital.

 

"Yo venía padeciendo eso de tiempo lo que pasa es que es una enfermedad tan traicionera que no da la cara nunca"- le ha explicado el artista a Bertín -"Me di cuenta porque empecé a beber en esa época, que yo no había bebido nunca, pero empecé a beber de estas botellitas pequeñas de minibar en los hoteles porque me hacían dormir y cuando dio la cara ya era muy tarde".

 

"Yo notaba ciertos síntomas pero te juro que yo siempre he sido una persona sanísima, no soy comilón, no soy fumador, no soy bebedor...", ha subrayado el autor de Mi Gran Noche. Raphael se encontraba en Barcelona mientras trabajaba en el espectáculo de Doctor Jekyll y Mr. Hide cuando su enfermedad empezaba a manifestarse e intentaba alargar su regreso a Madrid para evitar que su mujer, Natalia Figueroa, se enterase.

 

"NO QUERÍA EL TRASPLANTE"

 

"Al terminar Jekyll ahí me quedaba Valencia y me fui a Valencia un mes entero y lo hice, pero yo estaba en unas condiciones que de verdad estaba muy asustado. Entonces ya al terminar Valencia fui directamente al hospital y ahí salió todo. Y aún así me pusieron bien unos días antes y yo hice mi programa de Navidad". Una Gala de Navidad en la que coincidió con Rocío Jurado, que se dio cuenta enseguida de que su amigo Raphael no se encontraba bien de salud y fue a visitarle, tal y como ha desvelado el artista en Mi casa es la tuya.

 

Tras el diagnóstico, Rapahel se enteró de la noticia de que la única vía para ponerle remedio a su enfermedad era el trasplante, algo que no le gustó nada al cantante: "Yo al principio no quería. Cuando me lo plantearon y vi que era el único camino, entonces me entregué a él totalmente".