Rafael Cabanillas, director de 'Cine para África': “Todo lo que se haga en África tiene que ser sencillo, si no es insultante”

Fotografía durante el encuentro. GERMÁN PRIETO

El documental nació para llevar el cine a los poblados africanos que nunca han podido disfrutarlo

El escritor y profesor de literatura Rafael Cabanillas y el biólogo Jesús Rodríguez Romo han presentado en la mañana de este viernes en los jardines del Palacio de Santa Cruz y con motivo de la celebración de las jornadas ‘Encuentros de verano en la Universidad de Valladolid’, su más reciente proyecto, que les ha llevado hasta el continente africano.

 

El documental, denominado ‘Cine para África’, nació de “la ilusión de llevar el cine a gente que no tiene acceso a él”. Un proyecto ambicioso a primera vista, pero realizado con los materiales más modestos: “llevamos una cámara de 400 euros, un trípode, un generador de gasolina, una lona y un pequeño ordenador con 50 películas”, comenta Cabanillas.

 

Un viaje por el África occidental, atravesando e instalándose en poblados con el mayor propósito de “revivir las grandes emociones de la niñez en la pantalla del cine” en forma de espectadores que por primera vez disfrutan de una proyeccióny que ya no querían dejar de ver cine”, según el escritor.

 

Un proyecto con una palabra clave: sencillez. “Todo lo que se haga en África tiene que ser sencillo, si no es insultante”, resume Cabanillas. Además, el documental lo cataloga de secundario: “No hay que fotografiar sin permiso, es patético y ridículo”, añade.

 

Un viaje que enseña cine a los que jamás lo han podido disfrutar y un valor sociológico que catalogan de “transformador”. “Se produce un debate, aportan su opinión y reflexionan”, comenta de los espectadores que han formado parte del sueño. “Además, uno ve las diferentes reacciones de las etnias, que son diferentes y uno tiene que recordar que las emociones no son universales”, resume.

 

Un documental hecho realidad que se puede consultar de forma gratuita en YouTube y que se formó, recuerdan, de una ilusión: “hay que dormir no por dormir, por soñar. Y hay que quitarnos los miedos y hacer todos estos sueños realidad”, concluye.

 

La película que más ha gustado: ‘El Niño’, de Charles Chaplin. Aunque las opiniones, como todo, sean dispares.