¿Quién paga los gastos que conlleva el cambio de los nombre de calles?

Muchos vecinos y empresarios han mostrado su malestar por el "trastorno" y los gastos añadidos que supondrá el cambio de nomenclatura en las calles franquistas.

Las Redes Sociales echan humo. Nada más conocerse la noticia de que el Ayuntamiento ya ha decretado el cambio de nombre de doce calles franquistas, la pregunta se ha propagado como la pólvora: ¿quién paga los gastos? Empresas y particulares deberán adaptar su nuevo domicilio: documentos oficiales, tarjetas de visitas, publicidad…

 

El alcalde Javier León de la Riva es consciente del “trastorno” que supone en los ciudadanos, especialmente para las empresas; por lo que ya ha redactado una carta a todos los vecinos afectados haciéndoles saber que no es una decisión caprichosa de su equipo de Gobierno, sino el resultado de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia.

 

El cambio de las placas metálicas comenzará en los próximos días. Los vecinos también estarán obligados a retirar todos los símbolos relacionados la dictadura a o la Guerra Civil, especialmente en los grupos de viviendas que recuerdan estos momentos históricos. “Muchos de ellos tienen placas con el yugo y las flechas del antiguo Ministerio de Vivienda. Si en un plazo de tiempo lógico no las han retirado, será el propio Ayuntamiento quien lo haga”, ha advertido el alcalde.

 

Algunos taxistas también reclaman el pago de la adecuación de sus sistemas de navegación por GPS a los nuevos nombres de las calles, mientras que otros afectados ya han hecho saber en Redes Sociales y en otros foros su malestar por los gastos que conllevará la adaptación de todos sus elementos corporativos y publicitarios a los nuevos nombres.

 

En definitiva, la sustitución de la nomenclatura franquista en Valladolid no ha llovido a gusto de todos: algunos lo celebran como una victoria de la Ley de la Memoria Histórica, pero para otros los perjuicios son mayores que las ventajas.