¿Qué tipos de pieles requieren más cuidados?

Quizás aún no lo sepas, pero la piel es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo.

Quizás aún no lo sepas, pero la piel es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, y sí, tiene vida y por ello requiere de unas necesidades específicas según el tipo de piel que tengamos cada uno de nosotros.

 

Tipos de piel

Para saber qué tipo de piel tenemos, necesitaremos saber diferenciar las características de cada una de ellas, y así poder aprender a cuidarla de la forma más adecuada. Así que… ¡vamos a ello!

  1. Normal

Es una de las pieles más deseadas, pues se encuentra en un completo equilibrio al no tener ni demasiada grasa, ni ser demasiado seca. Sin embargo, es de las menos comunes. Para ser más específicos suele ser típica de los niños y la preadolescencia, pero desde que surgen cambios hormonales esta es afectada y cambia.

Se caracteriza por lo siguiente:

  • Tiene poros finos.
  • Ausencia de impurezas.
  • Buena circulación sanguínea.
  • Textura aterciopelada suave y lisa.
  • No es sensible ni se irrita fácilmente.

 

  1. Grasa

Se le conoce con este nombre debido a una producción excesiva de sebo. Las personas con este tipo de piel son más propensas a sufrir acné, y por consiguiente un enrojecimiento e inflamación de la piel.

Se caracteriza por lo siguiente:

  • El rostro se ve frecuentemente brillante.
  • La piel luce engrosada y pálida ya que los vasos sanguíneos dejan de ser visibles.

Para poder disminuir la hiper producción de sebo aconsejamos seguir una adecuada alimentación además de una correcta limpieza y un buen uso de cosméticos específicos para este tipo de piel.

  1. Seca

Al contrario del tipo de piel anterior esta carece de los lípidos encargados de retener la humedad y formar una capa protectora, por lo que la piel seca acaba teniendo un gran deterioro.

Al final todos acabamos teniendo este tipo de piel, aunque sea por el envejecimiento debido a la disminución del sebo.

Hay tres niveles de sequedad clasificados por los dermatólogos:

  • Piel seca. Se caracteriza por ser áspera, frágil y tirante. Además, tiene un aspecto apagado.
  • Piel muy seca. También es bastante áspera, incluso en ocasiones aparecen manchas como si se estuviese sufriendo un envejecimiento prematuro. Este tipo de piel debe ser examinado por el dermatólogo para evitar posibles complicaciones como irritaciones o infecciones.
  • Piel extremadamente seca. Las partes del cuerpo que más tienden a tener este tipo de piel son las manos, pies, codos y rodillas. Lógicamente se caracteriza por una máxima aspereza, grietas, descamación, callosidades, e incluso en ocasiones picores.

Sin duda, si te encuentras en el nivel más extremo, te recomendamos que acudas al dermatólogo para que pueda ayudarte a recuperar el nivel adecuado de sebo e hidratación.

Si tu piel se encuentra en el primer nivel, no te preocupes bastará con utilizar productos específicos para este tipo de piel.

  1. Mixta

Como bien se puede intuir, la piel mixta es una mezcla entre los dos tipos de pieles mencionados previamente.

Se caracteriza por lo siguiente:

  • En la zona de la frente, barbilla y nariz es grasa, tiene poros agrandados, impurezas y rastros de acné.
  • En las mejillas tiende por el contrario a ser seca.

Para mantener esta piel sana hay que adquirir productos específicos para piel mixta, ya que no debe ni resecar mucho ni hidratar en exceso.

Ahora que ya sabes los 4 tipos de pieles que existen e imagino que habrás podido identificar la tuya, debes de saber algo importante: sea cual sea tu tipo de piel la redensificación para la piel siempre ha sido y será una gran alternativa válida para cualquier tipo de piel siempre y cuando se desee retrasar el envejecimiento.

Dicho esto, ¿a qué esperas para empezar a cuidar de tu piel hoy mismo?