Cyl dots mini

¿Qué significa que Valladolid sea ciudad amiga de la infancia?

El compromiso vallisoletano con Unicef, y con procurar a los menores espacios de bienestar y participación, va más allá de los carteles: un Plan de Infancia y un Consejo velan a diario porque los niños tengan su relevancia en la toma de decisiones.

Alguna vez, en un paseo por la ciudad, en bicicleta o en coche, te habrás percatado de un pequeño cartel azul. No hay muchos repartidos en Valladolid, pero seguro que a los más observadores no se les ha escapado este detalle. Un mensaje de la ciudad, en el que se anuncia que se es "amiga de la infancia". Y la curiosidad te habrá empujado a pensar... ¿y esto qué implica?

 

"Que tenemos que velar por los derechos de los menores. Que puedan participar en la toma de decisiones" explica Victoria Soto, concejala de Educación e Igualdad en el Ayuntamiento de Valladolid. La ciudad del Pisuerga es una de las 12 que hay en Castilla y León que han superado los requisitos que marca Unicef, la organización -dependiente de la ONU- que vela a nivel mundial por la infancia y que pretende con esta iniciativa "mejorar la vida de niños y niñas implementando políticas en las que los Derechos del Niño -con origen en1959 y aprobados tal y como están ahora en 1989- estén en todas las áreas", en palabras de Rocío Gutiérrez, coordinadora de Unicef en Castilla y León.

 

Y lo es desde 2011, aunque en noviembre de 2016 se volvió a renovar el compromiso ya que cada cuatro años hay revisión de las políticas y medidas que se toman en este sentido. Todas ellas enfocadas a permitir que los niños puedan participar, como cualquier otro ciudadano, de la vida pública en Valladolid. Y a asegurar su pleno desarrollo como personas.

 

"El 28% DE LOS NIÑOS VIVEN EN RIESGO DE POBREZA"

 

Para Victoria Soto la calidad de vida de los menores en Valladolid "no es mala, ni lo era antes ni lo es ahora" aunque sí muestra su preocupación por cuidar, educar y proteger a la infancia, "ya que son los buenos ciudadanos del futuro".

 

A pesar de esa sensación, las cifras que maneja Unicef alertan. "El 28% de los niños en Castilla y León vive en riesgo de pobreza y exclusión, el dato es mejor que el de otras comunidades pero es una situación preocupante" destaca Gutiérrez.

 

En un mes está previsto que Valladolid apruebe el II Plan de Infancia. Para elaborarlo se cuenta con las recomendaciones del Consejo de la Infancia, que se reúne dos veces al año y que está formado por cuatro centros de primaria, cuatro de secundaria (públicos y privados), grupos políticos y oenegés. También con la opinión de los menores a través de debates en las aulas. Y este plan se trata de un completo informe sobre todo lo que involucra a los menores: acoso escolar, igualdad, integración, apoyo familiar, movilidad, medio ambiente, cultura, deporte, ocio. 

 

"Los menores están preocupados por tener un ocio sano y saludable. Por las nueva tecnologías, por aprender a relacionarse con iguales, por que haya deporte, y quieren conocer lo que hay en la ciudad" detalla Soto, quien incide en alguno de los retos actuales: "Hay que trabajar muchísimo la diversidad, los estereotipos, el reparto de tareas, mejorar la lectura, la accesibilidad a la cultura, todo lo referente a la igualdad, e implantar medidas de apoyo familiar como las becas de comedor".

 

Para todo ello, el gobierno que dirige Óscar Puente ha "triplicado el presupuesto para infancia, de unos 12.000 euros a 40.000, más las partidas que van en las áreas de deporte, cultura y asuntos sociales", defiende Soto.

 

UNA EVALUACIÓN "DURA"

 

Obtener el título de ciudad amiga de la infancia es, en palabras de Victoria Soto, "duro". "Hay que superar una evaluación, presentar una memoria y vienen a comprobar, en vivo, si se cumple. "Cada año se incorporan nuevas ciudades pero también salen" dice la concejal. 

 

"Analizamos que se hayan cumplido los plazos que establecemos, que existan todos los documentos requeridos, y damos una puntuacion en base a determinados requisitos. Una vez analizados los documentos podemos pedir una subsanación si fuese necesario, y luego visitamos los municipios para reunirnos con el alcalde, concejales, técnicos y niñas del Consejo" profundiza Gutiérrez.

 

¿Cuáles son los requisitos que pide Unicef? Según la responsable del área regional, "tiene que existir un órgano de participación infantil estable en el municipio, un mecanismo de coordinación interno en el gobierno local, y un Plan de Infancia en el que se recojan las necesidades de los menores". 

 

También imprescindible es que haya consenso político. "Antes de presentarse al reconocimiento tiene que haber una moción aprobada en pleno. Ahora la convocatoria está abierta y hasta el 31 de enero de 2018 los municipios pueden mostrar su interés para ser ciudad amiga de la infancia. Por el momento en Valladolid no hay más municipios que lo sean pero Tordesillas, Rioseco y Medina del Campo sí han mostrado interés".