¿Qué fue de los drones que iban a patrullar Valladolid?

Dron. ARCHIVO

El concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, prevé que se comience en octubre a realizar las primeras pruebas, pero no hay una fecha segura para el inicio de su actividad.

Los drones se utilizan como apoyo en materia de seguridad en muchos ámbitos, como puede ser el control de tráfico. Las ventajas que ofrecen estos dispositivos que permiten llegar a ver lo que el ojo humano es prácticamente incapaz de ver, han hecho que se considere su uso para ayudar en la labor policial.

 

Valladolid contó con la idea de utilizar estos aparatos para ayudar en tareas de control y seguridad en la ciudad a finales de julio, el comienzo de su actividad estaba previsto para agosto y más tarde tuvo que posponerse a septiembre. A día de hoy se desconoce la fecha exacta en la que finalmente los dos ‘drones patrulla’ de los que dispone el Ayuntamiento volarán por el cielo vallisoletano.

 

¿Los motivos de este retraso? La formación sobre los aparatos que tienen que realizar los policías de la ciudad para poder manejarlos y el protocolo de uso que requieren. Esto es lo que ha explicado el concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, quien añade que los “documentos de autorizaciones, el estudio de seguridad y demás” están todavía en proceso.

 

Los agentes de la Policía Municipal de Valladolid están “pendientes del curso, que se realizará en breve”. Palomino incide en que “no se conoce con seguridad” cuándo se pondrán en marcha estos aparatos. Lo que sí es probable, es que se comiencen a tantear en octubre“entiendo que el mes que viene se empezarán a probar porque ya habrá algunos que habrán empezado los cursos”.

 

En cuanto al protocolo de actuación sobre los drones, el concejal destaca su importancia en materia de protección de datos: “Por eso hace falta el documento del protocolo de actuación, precisamente para evitar todo el tema de incumplimiento de la ley de protección de datos”. Explica que el Ayuntamiento está elaborando este documento, que “especificará en qué actuaciones se puede utilizar y en qué actuaciones no”, en conjunto con una empresa externa.

 

La misión de estos nuevos compañeros de la Policía Municipal, explica Palomino, “no es tanto una labor policial sino de control de diferentes espacios”. Servirán de ayuda donde sea necesario, para acceder a lugares a los que a los agentes les sea difícil o imposible llegar.

 

“Nosotros queremos que nos sirvan de apoyo en muchas cosas, como búsquedas”, acceder a lugares a los que se pueda llegar a través de estos aparatos: “pueden ayudarnos mucho en cuestiones de parcelas, de urbanismo, detección de parcelas insalubres, etc.”, especifica el concejal.