¿Qué factores deben tomarse en consideración a la hora de organizar festejos municipales?

La música, la iluminación y las habilidades humanas son algunas de las facetas más demandadas por parte de los espectadores.

La temporada estival trae consigo la celebración de multitud de fiestas en diferentes municipios del territorio español. No importan ni el tamaño de las localidades ni el número de habitantes que estas posean, pues lo realmente fundamental es poder disfrutar de momentos gozosos en fechas señaladas del año. Gracias a la climatología favorable, los meses que conforman la estación del verano son los más reclamados para celebrar festejos alegres en pueblos y ciudades.

 

Organizar eventos y hacer que la ciudadanía disfrute de festejos alegres, es una labor que todo ayuntamiento debe asumir y planificar. Pero en ocasiones, debido al ritmo laboral y al exceso de carga de trabajo, puede que estas tareas pasen a un segundo plano y queden olvidadas en el tiempo. Estos descuidos, aun siendo aparentemente de menor importancia pueden llegar a tener repercusiones de carácter elevado. Esto es debido a que todo residente necesita y desea momentos de esparcimientos en los cuales poder sentirse parte de un municipio.


 

Pero, para evitar descuidos de esta índole y conseguir tener todo bien planificación en relación a  festejos municipales, ¿qué medidas prácticas pueden tomar los ayuntamientos?


 

En primer lugar, resulta fundamental contratar los servicios de una empresa de animacion de calle. Confiar las gestiones de organización de eventos a compañías externas especializadas en esta materia es una forma inteligente de aligerar la carga de trabajo que se genera en los consistorios, en particular en aquellos que cuentan con cientos de miles de personas empadronadas.


 

GENERAR ASOMBRO EN LOS ESPECTADORES


 

El principal objetivo de los festejos municipales es sorprender y alegrar a los espectadores que forman parte de los eventos organizados. Por ello, los desfiles, las funciones y las diferentes actividades organizadas, deben generar en los participantes el conocido efecto WOW, un sentimiento de sorpresa y asombro positivo. Con este fin, muchas empresas dedicadas al mundo del espectáculo callejero invierten mucho dinero en hacerse con distintos recursos audiovisuales.


 

La música, la iluminación y las habilidades humanas son algunas de las facetas más demandadas por parte de los espectadores. Por ello, muchas compañías optan por desarrollar espectáculos de acrobacia e ilusión. A toda persona le fascina observar peripecias de gimnasia y ver como personas virtuosas juegan y sugestionan la mente de diferentes individuos.


 

LA VERSATILIDAD ES FUNDAMENTAL


 

La versatilidad en los espectáculos es un requisito fundamental para garantizar el éxito de los mismos. Esto es imprescindible en países como España, pues la diversidad cultural es muy considerable. Por ello, espectáculos que triunfan en el sur del mapa puede que fracasen en otras zonas del mismo territorio, como por ejemplo en el norte peninsular. Las compañías que son capaces de adaptar sus funciones a las diferentes exigencias municipales, son aquellas que garantizan el éxito de cualquier tipo de festejo.


 

LOS NIÑOS


 

Los niños son los principales protagonistas en los festejos veraniegos. La ausencia de colegio y lo impresionables que son, hace que las compañías de animación callejero centren sus espectáculos en los miembros más pequeños de las familias. Por ello, en las festividades municipales nunca deben faltar los números circenses.


 

Los payasos, los desfiles con carrozas y demás actividades por el estilo, son una gran demanda del público infantil en general. A su vez, este tipo de actuaciones son un reclamo para el público adulto, pues los padres acompañan a los hijos a los diferentes eventos programados. Por ello, la música y el bailes son aspectos que nunca se deben descuidar. Gracias a estos factores, los progenitores pueden divertirse junto con sus criaturas bailando y realizando cualquier otro tipo de actividad entretenida.


 

Debido al calor, la tarde-noche es el momento idóneo del día para dar comienzo a los diferentes eventos organizados. Aquellos que están elaborados con recursos y efectos luminosos son recomendables celebrarlos a horas próximas a la madrugada, por ejemplo espectáculos de fuegos artificiales.


 

El verano y los festejos municipales son dos conceptos estrechamente relacionados. Estas ocasiones son fundamentales para fomentar un espíritu alegre entre los diferentes residentes y visitantes de los municipios españoles.

Noticias relacionadas