Puente y Vélez visitan las obras del carril bici de la Avenida Palencia y el barrio de La Victoria

Óscar Puente y Luis Vélez en la visita de las obras del carril bici en la Avenida Palencia. @AyuntamientoVLL

El alcalde se ha acercado a esta zona así como a las calles Osa Menor y Venus, en La Victoria, que se han transformado en peatonales.

El tramo final de la avenida de Palencia, en Valladolid, cuenta con 270 nuevos metros de carril bici después de las obras de reurbanización ejecutadas en los últimos meses tras una inversión aprobada en los Presupuestos Participativos de 2017, con un coste de 150.000 euros.

 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha visitado este lunes la zona, acompañada por el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y posteriormente se han desplazado al barrio de La Victoria, donde han visitado otras dos obras de urbanización llevadas a cabo recientemente en las calles Osa Menor y Venus.

 

Las obras concluyeron el pasado 8 de julio dentro del contrato de conservación de vías públicas después de casi cinco meses de trabajos, que han consistido en la reurbanización de la acera par de la avenida de Palencia entre la calle Soto y el paseo del Cauce.

 

En el primer tramo, entre Soto y Amor de Dios, se ha reordenado el aparcamiento, al pasar de formato batería a en línea, con lo que se ha reducido el número de plazas y se ha aprovechado el espacio generado para emplazar el carril bici, ejecutado en hormigón semipulido teñido en masa de color verde y con una anchura de 2,30 metros.

 

En el tramo comprendido entre Amor de Dios y paseo del Cauce, ha sido posible además suprimir uno de los dos carriles de circulación en sentido salida de la ciudad ya que el puente sobre el Esgueva solo tiene uno. Con ello, la acera se ha diseñado con más holgura y, además del carril bici de las mismas dimensiones que en el tramo anterior, se ha podido instalar una banda de parterre corrido arbolado entre la zona de estacionamiento, que también queda en modalidad en línea, y la de bicis.

 

En total, son 270 metros de longitud de carril bici, así como el mismo tramo de acera, que se ha repavimentado en baldosa de terrazo en rojo y beige y acabado pétreo, el primer tramo, y con adoquines y color negro, el segundo.

 

Además de esta obra en la avenida de Palencia, en la zona se trabaja en labores de mantenimiento y reparación de las aceras y carriles bici de la avenida de Santander y el paseo del Cauce que se encontraban dañados por incidencia de las raíces de los árboles.

 

Con esta obra, ha destacado el alcalde de la ciudad, se da continuidad al carril bici del primer tramo de la avenida de Palencia y se conecta con el paseo del Cauce. La idea del equipo de Gobierno, según Puente, es completar la red de carriles bici bien a través de la figura de presupuestos participativos "si lo reclaman los vecinos" o de los presupuestos del Gobierno municipal.

 

Esto se debe a que en este mandato "se va a dar prioridad a la red ciclista" y para ello espera beneficiarse del hecho de que los servicios de movilidad y obras están en la misma Concejalía. Así, en las zonas donde se puede hacer carril segregado se hará así, y en las que no, sobre todo en el centro, se incrementará la señalización de ciclo carriles.

 

APARCABICIS

 

Otra apuesta importante para el uso de la bicicleta es la instalación de zonas de aparcabicis, de las que ha destacado que se han sumado 600 en el último mandato.

 

Posteriormente, en La Victoria, Puente y Vélez han visitado las calles Osa Menor y Venus. En la primera de ellas, los trabajos se desarrollaron entre el 30 de enero y el 26 de marzo, y han consistido en urbanizar la calle como peatonal, tal y como lo propusieron los vecinos en los Presupuestos Participativos. El presupuesto estimado ha sido de 51.750 euros.

 

En la segunda, calle Venus, se ha intervenido por criterios de conservación ordinaria, pero con las mismas pautas que en la anterior para hacerla de uso peatonal, con inversión de 184.000 euros.

 

En ambos casos se ha ejecutado una urbanización en plataforma única, con aguas al centro sobre una corredera formada por un bordillo de granito acabado en hormigón semipulido teñido en color almagre.

 

La escasa anchura de las dos vías, de 5,75 metros entre fachadas en el punto más estrecho, y menos de 6 metros en la mayoría de ellas, impedía segregar espacios para vehículos y peatones, y además al tratarse de vías de carácter residencial y baja densidad de tráfico, se ha optado por el uso peatonal con la excepción del acceso a vados autorizados.

 

En ambos casos, se han configurado las embocaduras de entrada desde Fuente el Sol, que se han transformado en algo similar a un vado, de manera que se facilita el tránsito peatonal a lo largo de la vía principal y se desincentiva aun más el acceso a vehículos ajenos a las calles locales.

 

Además, se ha aprovechado para renovar completamente las redes de agua y alcantarillado, que se encontraban "totalmente obsoletas" y daban "numerosos problemas".

Noticias relacionadas