Puente sitúa entre los 500.000 y los 2.000.000 euros la cantidad del IVA que el Estado no devolverá al Ayuntamiento

Óscar Puente. TRIBUNA

El alcalde de Valladolid reitera que la Ley Montoro "cercena" la autonomía municipal pero cree que "no se puede derogar sin más".

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha reiterado este martes que la conocida como 'Ley Montoro' "cercena" la autonomía municipal y supone un "corsé" para excesivo, pero ha reconocido que "no se puede derogar sin más" y que habrá que "sustituirla".

 

Así lo ha apuntado Puente, en declaraciones a los medios de comunicación en las que ha señalado las reclamaciones de la Comisión Nacional de Administraciones Locales al Gobierno de España, que espera que "tenga en cuenta" la solicitud de mayor flexibilidad financiera debido a que a los ayuntamientos también les afecta, aunque no en la misma medida de las Comunidades Autónomas, la no devolución del IVA de diciembre de 2017.

 

Los medios de comunicación también han preguntado a Puente por si es el momento de derogar la Ley Montoro, algo que considera que no se puede hacer "sin más" debido a que aplica algunas de las reglas financieras de la Unión Europea, por lo que entiende que "deberá ser sustituida por una ley en la que se clarifiquen algunas cosas, como la regla de gasto que es una especie de laberinto" para los ayuntamientos.

 

Tras insistir en que esta norma estatal "cercena" la autonomía municipal al tiempo que la ha calificado de "kafkiana", ha reclamado "liberar" a los ayuntamientos, pues defiende que han cumplido con el objetivo de déficit que el Gobierno de España marcó durante los últimos ocho años.

 

De hecho, ha recalcado que han generado "medio punto" de superávit que, según señala, ha servido para que el Gobierno presente unas cuentas que "cumplan con los objetivos de déficit que marca la UE", al tiempo que ha reprochado que las autonomías se han "aprovechado" del espacio que han generado las administraciones locales.

 

En este sentido, ha explicado que a los ayuntamientos también les afecta el "famoso IVA" de diciembre de 2017, en una cantidad que en el caso del Ayuntamiento de Valladolid se situaría entre "500.000 euros y dos millones".

 

Por ello, los ayuntamientos reclaman "como mínimo" se permita a estas administraciones que se permita una mayor flexibilidad por valor de dicha cantidad para la regla de gasto y para el déficit.

 

Asimismo, ha apuntado que los ayuntamientos han pedido "más flexibilidad" para destinar las cantidades del superávit, porque lo consideran como "un ejercicio de la autonomía municipal". Eso sí, ha reconocido que el déficit del que dispondrá el Ayuntamiento este año, procedente de la liquidación de 2019, será más reducido que el de ejercicios anteriores debido a que ha habido que ajustar mucho para cumplir la regla de gasto.