Puente: “El objetivo de la próxima legislatura es una malla de carriles bici interconectados por toda la ciudad”
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Puente: “El objetivo de la próxima legislatura es una malla de carriles bici interconectados por toda la ciudad”

El alcalde de Valladolid explica en una entrevista a TRIBUNA su modelo de ciudad en materia de movilidad, los últimos cambios y los proyectos de futuro para la ciudad.

Pregunta: ¿Es la movilidad sostenible una de las banderas de su gobierno a día de hoy?

Respuesta: Es una de ellas, sí. Creo que en el primer mandato nos quedamos muy cortos en este sentido y se evolucionó muy poco en lo que tiene que ver con los carriles bici. Yo creo que no trabajamos mucho la pacificación del tráfico, muy poco o nada las frecuencias y la velocidad comercial de Auvasa... el primer mandato fue en ese sentido bastante timorato. Ahora había una oportunidad porque la pandemia ha acelerado muchas cosas no solo en Valladolid, sino en toda España, y la hemos aprovechado para impulsar una movilidad más sana, sostenible y segura.

 

P.: ¿Se está haciendo una batalla a los coches como dicen algunos? Curiosamente en una ciudad donde nacen los coches.

R.: Esto es como decir que por tomar algo menos de un alimento estás yendo contra ello. No, se trata de racionalizar. En el caso de Valladolid entre los modos más habituales de movilidad no es el coche. Más de un 50% de la gente se mueve a pie, como nos dicen las cifras que manejamos, y un 40% no tiene carnet de conducir. Lo que no tiene sentido es que el transporte público y el peatón ocupen una parte público y el resto lo ocupe solo el 30% de los demás. Se trata de dar al coche un espacio más acorde al que le corresponde.

 

P.: ¿Y qué les diría a quienes se quejan de la reorganización del tráfico? Usted ha compartido imágenes en Twitter mostrando que las aglomeraciones no eran tales.

R.: Valladolid prácticamente toda la noche y casi todo el día tiene fluidez de tráfico. Hay zonas concretas, muy concretas, en el que hay mayor densidad de tráfico de la que la propia vía puede absorber. Pero esto no quiere decir que en Valladolid haya atascos. Quiere decir que hay puntos concretos en los que los hay en determinadas horas. Dicho esto los primeros problemas de la reorganización del tráfico se localizaron en Fuente Dorada, donde ahora ya no hay ningún problema, en el Puente de Poniente, donde tampoco hay casi problemas a excepción de a primera hora de la mañana, donde recordemos que antes había tres carriles y ahora solo hay uno, lo cual indica que el número de carriles no siempre es fundamental, y Miguel Íscar, donde sigue habiendo problemas. Para mí este punto es el problema de este momento porque arrastra a López Gómez.

 

En una reunión reciente comentamos que no solo es cuestión del carril bus recién puesto. Cuando cerramos Claudio Moyano hasta 6.000 coches que iban por ahí al día se trasladaron a Miguel Íscar. Por tanto no es cuestión del carril bus, sino de una mayor densidad de tráfico por la reordenación a raíz de una peatonalización. Una de las cosas que hemos acordado es que hay que darle una vuelta a esta zona porque mucho tráfico confluye en Miguel Íscar. Todo el tráfico de Nicolás Salmerón y Dos de Mayo acaba en Plaza Madrid y por tanto Miguel Íscar. Todo el de Gamazo, también en Miguel Íscar, el de López Gómez igual, hay que repensarlo. Tenemos un centro histórico en la que la mayor parte de las vías van en una sola dirección. Quizá es el momento de repensar para que no todo acabe en Plaza España y haya rutas alternativas.

 

P.: Otro tema conflictivo es la escasez de plazas de aparcamiento. ¿Qué soluciones tienen pensadas?

R.: Aparcamientos hay, contando además los públicos. Tampoco creo que se hayan reducido ostensiblemente en el casco histórico. En eso había una organización de plazas importantes y la línea en la que van muchas ciudades del mundo es la de supresión de plazas en superficie. Si queremos centros más paseables y amigables con el peatón este es el modelo a seguir.

 

 

P.: ¿Y qué le llega de la ciudadanía o de algunos sectores como el comercio?

R.: Creo que en general la población lo asume. La mayor parte de las quejas creo que viene de gente del alfoz, de Zaratán o Arroyo, gente acostumbrada a entrar hasta el centro con coche y que ahora lo tiene un poco más complicado. Pero para el vallisoletano que reside aquí es más cómodo. Es más, creo que más significativo y mejor. Ahora quien quiere usar la bici tiene alternativas reales para hacerlo, más seguras. Todavía queda camino por recorrer, pero hay avances. El tiempo de espera en el transporte público se ha visto reducido en torno a un 30%. Creo que el vecino de Valladolid no lo ve mal, pero es que quien sí lo ve hace mucho ruido. Es una estrategia política que además enarbola la oposición municipal.

 

P.: Unos avances que verán más avances en 2030 con el cierre del tráfico a la almendra central.

R.:
Sí, la Ley de Cambio Climático tiene una serie de hitos y tiene esa frontera en 2030 en la que el vehículo contaminante podrá acceder a los cascos históricos. Es un camino a ir recorriendo de manera progresiva y se adapte.

 

P.: ¿Puede haber marcha atrás si otro gobierno entrase?

R.: Honestamente creo que la mayoría de cambios que se han realizado ya son irreversibles. Que ningún gobierno lo va a cambiar, se ve en Madrid. Es el signo de los tiempos, no podemos tener ciudades con la contaminación que tenemos en estos momentos. Tenemos que ir a ciudades más limpias, algo tenemos que hacer, el mundo no puede seguir así. Y al margen de la contaminación atmosférica el modelo de ciudad que queremos, mucho más caminable y paseable, que uno se pueda tomar una caña en una calle sin miedo. En la calle Conde de Ribadeo, que es el ejemplo que pongo ahora siempre, se han quitado bastantes plazas de aparcamiento y se han ganado espacio para negocios y vecinos. En fin, creo que los cambios no son reversibles.

 

P.: ¿Recuerda la primera vez que tuvo que cortar el tráfico al centro de Valladolid?

R.: Nos tembló el cuerpo. Pero fuimos valientes y la respuesta que nos dio la ciudadanía nos dio más convicción de que estaba más preparada que lo que nosotros pensábamos. Creíamos que iba a haber una reacción furibunda y nada más lejos de la realidad. Y las veces que hubo que cortar la respuesta ha sido extraordinariamente buena.

 

P.: ¿Y el vehículo eléctrico ha llegado o todavía se le espera?

R.: Poco a poco, como todo. Ha llegado más a ciudades grandes porque el vehículo eléctrico no es competitivo para traslados interurbanos. El ciudadano de Valladolid, por ejemplo, opta más por los híbridos, que permiten uso eléctricos en tramos urbanos y a combustión con desplazamiento más largo. Creo que es la transición hacia la electrificación total, que a día de hoy todavía no es posible por miles de razones. Pero es una fórmula que abre camino.

 

P.: ¿Y qué peso ha tenido su socio de gobierno, Valladolid Toma la Palabra, en estos cambios de movilidad?

R.: Bastante poca. De hecho en el anterior mandato no hicimos gran cosa en materia de movilidad y en este caso la gran responsabilidad está cayendo en la Concejalía de Movilidad de Luis Vélez. Ahora, también digo que hay acuerdo total para estos cambios. VTLP los ve y los respalda totalmente, estamos en la misma onda.

 

P.: ¿Y qué piensa para una tercera legislatura si saliera elegido como alcalde de nuevo?

R: Sería una legislatura de cierre de algunas cosas abiertas como la integración en superficie, fundamental, culminar la red de carriles bici, que a día de hoy sigue teniendo tramos discontinuos, hay que hacer una ciudad perfectamente. Una malla de carriles interconectada en toda la ciudad. Y la recuperación del servicio de las bicis de alquiler, que probablemente recuperemos antes del final de esta legislatura. Será un sistema más ambicioso, que nos va a suponer un mayor coste, pero necesitamos un sistema de alquiler de bicis más importante, con bici eléctrica. Vamos a ir hacia esto. Y bueno, fundamentalmente los hitos serían estos y completar el Parque Agroalimentario y ver que las operaciones estratégicas quedan cerradas.

 

P.: ¿Entonces se recuperaría el sistema de bicicletas de manera total?

R.: Sí, no del todo. Probablemente el mantenimiento se licitará, pero el sistema será público 100% y va a ser un modelo muy competitivo. Estamos fijándonos en modelos como el de Barcelona, que interesa mucho y es hacia donde tenemos que ir.

 

P.: En otro orden de cosas, ¿qué imagen le transmiten otros alcaldes o compañeros de la movilidad en Valladolid?

R.: Pues que somos referente en este sentido. Es indiscutible. Aunque creo que tampoco es que estemos haciendo algo muy diferente. Yo hablo con la alcaldesa de Santander, del PP, y hace cosas parecidas. Cambiando carreteras por carriles bici. Pero por el motivo que sea, quizá porque lo llevamos por bandera, pero realmente es lo que mucha gente está haciendo. Es el modelo a seguir.

 

Poste derecho file