Puente: "El 90 por ciento de quienes suben al autobús están peor que el conductor"

En enero de 2017 también hubo huelga. A. MINGUEZA

El alcalde de Valladolid reconoce que no es optimista respecto a la situación en Auvasa y cree que los paros previstos durante las Fiestas de San Lorenzo causarán "el máximo daño al ciudadano".

El alcalde de Valladolid Óscar Puente ha criticado este miércoles 9 de agosto que la huelga que prevé convocar el Comité de Empresa de Auvasa durante las noches de las próximas Fiestas de la Virgen de San Lorenzo causará "el máximo daño al ciudadano" con "el mínimo coste para la plantilla", al tiempo que ha aseverado que "el 90 por ciento de quienes suben al autobús está peor que el conductor".

 

En declaraciones a los medios de comunicación, el primer edil vallisoletano ha asegurado que todavía hay oportunidad de que prosperen las negociaciones entre Auvasa y los sindicatos, pero ha reconocido que no es optimista debido a la "actitud obstruccionista" del Comité de Empresa.

 

En este sentido, ha censurado que la huelga que se plantea durante los días 1 al 9 de septiembre, en plenas Fiestas de Valladolid, con paros de 21.00 a 23.00 horas, causará "el máximo daño" a los ciudadanos, mientras que los trabajadores sufrirán un "mínimo coste", pues al ser de una duración de dos horas "el descuento es sólo de esas dos horas".

 

Puente ha recalcado que se trata del horario "de mayor afluencia" de público a las calles de la ciudad para celebrar los festejos y ha añadido que además, a partir de las 20.00 horas ya no saldrán autobuses de los inicios de línea, pues asegura que "se tienen que empezar a retirar una hora antes".

 

Por ello, ha subrayado que el Comité de Empresa demuestra un "nulo compromiso con la ciudad y la ciudadanía y alejamiento de la realidad", ya que ha incidido en que las condiciones de trabajo de los conductores de Auvasa son "mejores que la mayoría". De hecho, ha ejemplificado en que "el 90 por ciento de las personas que suben al autobús están peor que el que lo conduce".

 

De este modo, ha apostillado que "no puede ser" que quien conduce "haga estas actuaciones que perjudiquen a los trabajadores que se sirven del transporte público para ejercer el derecho fundamental a la movilidad".

 

El alcalde ha recordado que suman ya dos años de negociaciones, que se han reunido "en interminable numero de ocasiones" con el Comité de Empresa, pero ha considerado que sigue habiendo oportunidades pues cree que "al final imperará el sentido común".

 

No obstante, ha lamentado que la ultima alternativa puesta sobre la mesa haya sido una de CSI-CSIF, la cual ha considerado "digna de estudio", pero ha apuntado que tiene "el problema de partida" de que no cuenta con el respaldo del resto de los sindicatos que forman el Comité de Empresa, motivo por el cual ha explicado que el Serla no la admitió en la reunión de mediación celebrada el pasado lunes.

 

De hecho, ha ironizado con que ahora los representantes de CSIF "tendrían que hacer una huelga al Comité de Empresa".

 

Por otro lado, ha señalado como ejemplo de la "actitud obstruccionista" del Comité de Empresa que "en una asamblea de trabajadores sobre la propuesta de huelga, ante la petición de que se votara en urna por parte de un grupo de trabajadores, se negaron, y no se votó ni a mano alzada".

Noticias relacionadas