Puente defiende "la legalidad" pero le "duele" que 700 alcaldes catalanes puedan ser encausados el 1 de Octubre

El portavoz del PSOE ha recalcado que los socialistas defienden el diálogo para buscar "un nuevo punto de entendimiento que garantice otros 40 años de convivencia política".

El portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, ha defendido este jueves la postura de su partido ante la polémica soberanista de Cataluña, basada en el respeto a la legalidad, pero ha reconocido que "duele ver como 700 alcaldes pueden ser encausados" por ceder espacios municipales para la celebración del referéndum sobre la independencia el próximo 1 de octubre.

 

Así lo ha expresado el político socialista en un foro celebrado en Valladolid, ciudad de la que es alcalde, en el que ha centrado buena parte de su intervención en el "desafío" del referéndum, si bien ha considerado que "no es el problema más acuciante de este país".

 

Óscar Puente ha defendido la postura del PSOE, basada en primer lugar en la defensa de la legalidad, por lo que respetan la "estrategia judicial" del Gobierno de Mariano Rajoy y mantienen que "la vulneración de la Ley debe tener consecuencias". Eso sí, ha advertido de que se trata de una situación "sin precedentes", pues ha reconocido que "duele ver cómo 700 alcaldes pueden ser encausados", después de que la Fiscalía haya ordenado ayer investigar a los munícipes que colaboren con la votación.

 

En este sentido, ha citado unas declaraciones de un representante independentista que asegura que la judicialización del asunto contribuye a "enconar aun más" el asunto, pero ha advertido de que "tampoco se va a solucionar desobedeciendo resoluciones judiciales firmes", en relación a la decisión del Tribunal Constitucional de suspender la aplicación de la Ley del Referéndum catalán.

 

Asimismo, ha recalcado que los socialistas defienden el diálogo para buscar "un nuevo punto de entendimiento que garantice otros 40 años de convivencia política".

 

El portavoz socialista ha aseverado que "lo más claro es que no va a haber independencia" el 1 de octubre, pues se ha preguntado si "alguien piensa que un país de la Unión Europea va a permitir la segregación de uno de sus territorios", pero ha matizado que la duda será ver "hasta dónde se va a quebrar la convivencia" pues a partir de la fecha del pretendido referéndum considera que será necesaria una negociación.

 

"Si la convivencia se quiebra de manera irreversible, será complicado negociar, por lo que la respuesta del Estado español debe ser equilibrada", ha reflexionado Puente, quien ha reconocido que "dado el desafío" que han planteado los independentistas catalanes es difícil mantener ese equilibrio.

 

Así, Puente también tiene claro que "al final tiene que haber una solución pactada con un amplio consenso", pues de lo contrario cree que no habrá salida. De esta manera, ha reclamado la creación de una mesa de negociación y ha calificado de "interesante" que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya mostrado "disposición" a ello.

 

En este sentido, ha apostillado que "al final todo el mundo se sumará" a la postura del PSOE a favor de la negociación de un nuevo "marco de entendimiento" que posteriormente "sea sometido al refrendo del pueblo catalán", pero ha aseverado que los socialistas no quieren que se pregunte a los ciudadanos de Cataluña "si quieren irse de España".

 

"QUERERSE MÁS"

 

En esa negociación se deberían tratar aspectos económicos o sobre las infraestructuras en Cataluña, pero también mejorar "la relación afectiva" entre esta Comunidad y España. "Hay un desencanto entre España y Cataluña a muchas niveles y yo creo que tenemos que querernos todos un poco más, por ejemplo reconocer el catalán como una lengua nuestra", ha defendido.

 

El portavoz de la Ejecutiva socialista ha detallado otras cuestiones que deberían tenerse en cuenta, a juicio del PSOE, como el hecho de que en la Constitución española "no se aclara cuáles son las nacionalidades españolas".

 

Asimismo, ha ensalzado la actuación de los socialistas catalanes, tanto de los alcaldes de su partido, con un comportamiento "muy digno" al negarse a ceder dependencias municipales para la votación del 1-O pese a que lo "pasan mal" y son "hostigados" por ello; tanto como la labor del secretario general del PSC, Miquel Iceta, que ha sido "claro y contundente en defensa de la legalidad". De hecho, Puente ha apostillado que el PSOE es en Cataluña "el puente más claro con el resto de España".

 

En cuanto a la posición del Gobierno de España, ha reprochado que el presidente Mariano Rajoy "cree que tiene la cualidad política de que quedándose quieto consigue solucionar los problemas", pero entiende que en este caso "si esperas a que se resuelvan solos, te pueden pasar por encima". Así, ha reflexionado que el Ejecutivo central ha tenido "muchos años" para actuar, pero ha justificado que quizás pensaban que los independentistas "iban a dar un paso atrás" cuando se ha visto que "están dispuestos a llegar muy lejos".

 

En esta misma dirección, ha recordado que hace diez años existía un Estatut en Cataluña que "ya no está un vigor porque un partido --el PP-- lo recurrió al Tribunal Constitucional, y ha aventurado que que algunos representantes 'populares' "se arrepienten ahora" de esa decisión.