Psiconautas, una obra de animación con reivindicación ecologista
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Psiconautas, una obra de animación con reivindicación ecologista

El largometraje de Alberto Vázquez y Pedro Rivero muetra, a través de un dibujo oscuro, una angustiosa distopía en la que se reflejan los problemas de la realidad: desastre medioambiental, sobreproducción, drogas, bullying y represión.


 

'Psiconautas', la obra que Alberto Vázquez y Pedro Rivero presentaron el jueves 27 por la noche en la SEMINCI, es un ejemplo de que la animación quiere y puede jugar un papel relevante dentro del cine nacional. Un largometraje complejo, de belleza visual y de profunda crítica hacia una sociedad al borde de la podredumbre.

 

Psiconautas narra una distopía, que como en muchos casos no se encuentra tan alejada de la realidad. La llamada ecologista está presente en cada uno de los trazos de la película, desde el primer segundo, ya que la acción se sitúa en una isla a la que la sobre explotación de los recursos y la producción sin medida ha hundido en la ruina. La trama se centra en Dinki, la protagonista, quien ahogada por unos padres ultra conservadores trata de buscar la salida de ese lugar.

 

El largometraje encierra una visión amarga y perturbadora de nuestro futuro. Y, como si fuera un telediario, nos presenta los problemas diarios: contaminación excesiva con todo lo que supone, abuso escolar, policías que malinterpretan su servicio, tráfico de drogas y sus secuelas (esos niños olvidados, esos yonkis marginales), el peso de la religión, y las ataduras que en ocasiones imponen los valores familiares. Todo ello envuelto en una obra bella y densa que nos invita a replantearnos la sociedad en la que vivimos, y que ha sido premiada en importantes festivales hasta el punto de aspirar a ser la mejor película europea dentro de su categoría, galardón para el que está nominada.