Problemas en la Cabalgata de Valladolid por los caramelos

Los niños recogen caramelos del suelo, ante la presencia de un coche de Policía

Los niños tuvieron que invadir la calzada del recorrido para alcanzar los caramelos que no habían llegado a la zona de las vallas y la Policía tuvo que actuar.

La otra cara de la Cabalgata la dejó el malestar de algunos ciudadanos, que se quejaron de lo ocurrido en una de las zonas del recorrido; concretamente, en el inicio, en el Paseo de Filipinos. Gran cantidad de caramelos lanzados desde determinadas carrozas no llegaron a la zona de las vallas, detrás de donde se encontraba la gente y esto produjo que los dulces se quedaran en la calzada.

 

El motivo de que no llegaran a su destino fue el formato de muchas carrozas y trenes, al tener el techo bajo o la forma de la misma figura. Los niños del lugar, quienes vieron cómo cientos de caramelos se encontraban en la carretera, fueron a por ellos, ocupando la calzada. Ante ello, la Policía encendió la sirena a modo disuasorio para despejar la calzada.