Prisión sin fianza para la madre y su pareja por la violenta muerte de una niña de cuatro años en Valladolid

Minuto de silencio en repulsa por la muerte violenta de la niña de cuatro años.

La jueza ha dictado también una orden de alejamiento sobre la menor de 12 años, hermana de la fallecida y ahora tutelada por la Junta

Los dos detenidos por la muerte violenta de una niña de 4 años en Valladolid por presuntos malos tratos y abusos sexuales, su madre, D.M.G, y su pareja, han sido trasladados a prisión sin fianza, según la orden decretada este viernes por la jueza que instruye el caso.

 

La decisión de la titular del Juzgado de instrucción número 6 de Valladolid ha incluido una orden de alejamiento sobre la menor de 12 años, hermana de la fallecida y que actualmente permanece bajo la tutela de la Junta de Castilla y León.

 

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que tanto la madre como su pareja eran militares de profesión y que ambos han mostrado gran frialdad durante su estancia en los juzgados desde que se produjo su detención en la jornada de ayer.

 

Los hechos se produjeron el pasado miércoles cuando la niña fue ingresada en los servicios de Urgencias del Hospital Clínico de Valladolid ya que presentaba síntomas de haber sufridos malos tratos y abusos sexuales. La pequeña entró en parada cardiorespiratoria y falleció en la mañana del jueves, tras lo que fueron detenidos su madre y su pareja.

 

Ante la gravedad de los hechos el juzgado de Guardia decretó el secreto de las actuaciones y ahora los dos detenidos están en prisión sin fianza.

 

Según se ha podido conocer a lo largo de la jornada de este viernes el nombre de la niña de 4 años fallecida ya aparecía en los ficheros policiales por haber sufridos malos tratos anteriormente, según ha confirmado esta mañana la delegada del Gobierno en la Comunidad, María José Salgueiro.

 

La delegada del Gobierno, junto con el equipo de Gobierno de Valladolid encabezado por el Teniente de Alcalde, y regidor en funciones, Manuel Saravia, representantes de la Diputación provincial de Valladolid y de diferentes colectivos se han concentrado esta mañana para guardar un minuto de silencio como "repulsa" a este "execrable" crimen.

 

ACTUACIÓN DE LOS SERVICIOS SOCIALES

 

Por su parte, el gerente de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, Carlos Raúl de Pablos, ha asegurado que los técnicos estaban siguiendo el caso de la niña en virtud del protocolo establecido después de que la Fiscalía remitiese el pasado 21 de julio una comunicación ordinaria pidiendo que se investigara la situación de la menor.

 

De Pablos, quien ha insistido que la principal "preocupación y la prioridad" ahora es la hermana de 12 años que tiene la menor fallecida y de cuya tutela se ha hecho cargo la Junta, para que pueda superar esta situación "de la mejor manera, esté tranquila y protegida".

 

Asimismo, Carlos Raúl de Pablos ha explicado que la familia de la niña fallecida no era seguida por los Servicios Sociales aunque el pasado 21 de julio se recibió una comunicación de la Fiscalía para que se investigase su situación, además de que existían otras actuaciones policiales que así lo aconsejaba.

 

Por ello, los técnicos de Servicios Sociales citaron a la madre, D.M.G, el pasado el día 26 de julio, tras lo que los mismos técnicos acordaron visitar a las dos niñas en su vivienda el día 28 de julio.

 

Tras esta primera visita en la propia vivienda de las menores, los técnicos consideraron que era necesaria una segunda visita que se acordó con la madre de las niñas, pero fue ella quien avisó de que por "motivos laborales" le sería imposible mantener ese encuentro y pidió retrasarlo a la semana posterior. Así, se fijó una nueva visita a la vivienda de las pequeñas el 1 de agosto.

 

Cuando los responsables de Servicios Sociales se personaron el 1 de agosto en la vivienda, nadie respondió ni les abrió la puerta, por lo que acordaron poner en marcha las actuaciones necesarias para proteger a las niñas, tal y como ha relatado Carlos Raúl de Pablos.

 

Un día después, el 2 de agosto, la niña ingresó en el Hospital Clínico de la capital vallisoletana, con signos de maltrato y de posible abuso sexual.

 

 

Noticias relacionadas