'Príncipe' reina en Tordesillas en su día grande

El festejo del Toro de la Vega, el segundo sin muerte, se celebró con ausencia de incidentes, aunque con un corneado en una pierna.

Príncipe ha vivido como un rey durante cinco años en la dehesa. Ha sido cuidado con mimo en el campo para morir como bravo. En este caso no sobre el albero sino para protagonizar el tradicional Festejo del Toro de la Vega. Un centenario ritual que, desde el pasado año se celebra ya sin muerte, al menos en público, después de las presiones animalistas sufridas en los últimos años.

 

Sin la lidia del alanceamiento, tal y como señala el presidente del Patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril, el festejo ha perdido su “esencia”. A pesar de ello, miles de personas se congregaron en la localidad para presenciar la carrera de Príncipe, un astado colorado de la Ganadería de Hermanos Sánchez Herrero de 630 kilos.

 

Al filo de las once de la mañana, tras una manifestación pro taurina que pedía la vuelta al formato tradicional y sin la presencia de grupos animalistas, una bomba daba la señal para que el Toro de la Vega saltara a las calles de Tordesillas. Lo hacía en la calle de San Antolín. Príncipe llegaba enseguida hasta el Puente sobre el río Duero, donde muchos mozos protagonizaron bonitas carreras.

 

Al llegar a la rotonda, el astado ha aminorado su marcha. Un joven que corría delante del morlaco ha tropezado y a punto ha estado de llevarse una cornada. Finalmente, Príncipe ha enfilado el embudo de talanqueras que accede a la Vega del Zapardiel y rápidamente ha llegado a los pinares donde era esperado por cientos de caballos. Cuarenta minutos después del inicio del festejo una bomba ponía punto y final al festejo.

 

La nota negativa se produjo una vez finalizado. Un joven de 37 años, vecino de Málaga, fue corneado en el muslo cuando intentaban introducir al astado en el cajón. Enseguida fue atendido por las ambulancias y trasladado hasta el Hospital Clínico de Valladolid.

 

UN TRISTE AMBIENTE

 

Se ponía punto y final a un descafeinado Toro de la Vega, seguido por muchas personas (aunque menos que en ediciones anteriores) y sin la presencia de grupos animalistas; aunque el presidente del Patronato de la Vega dice que un puñado de antitaurinos increpó a algunos miembros de la organización. La Fiesta trascurrían sin polémicas y sin incidentes. En el ambiente todavía se respiraba la tragedia ocurrida el pasado domingo con el fallecimiento de una mujer al volcar el remolque de una peña, causando varios heridos entre ellos dos en estado muy grave.

 

Reportaje gráfico . MIINGUEZA

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: