Primeras quejas por la rampa de salida del ‘nuevo' aparcamiento de la Plaza Mayor apenas dos semanas después de su reapertura
Cyl dots mini

Primeras quejas por la rampa de salida del ‘nuevo' aparcamiento de la Plaza Mayor apenas dos semanas después de su reapertura

El problema se encuentra en la curva de la salida del parking, ubicado entre las calles Jesús y Los Molinos.

Distintos usuarios del “polémico” nuevo Parking de la Plaza Mayor han manifestado las primeras quejas tras 17 días de uso. Los usuarios se quejan, principalmente, de la “estrechez” de la curva (a izquierdas) en la rampa de salida, situada entre las calles Jesús y Los Molinos, que ha derivado en abolladuras de las paredes interiores y rozaduras en la zona exterior, además de los daños en los propios vehículos.

 

El pasado 5 de agosto se inauguró este nuevo parking tras 287 días sin actividad. La empresa encargada de las obras, Acciona, propició numerosas demoras para la apertura de este aparcamiento subterráneo. El objetivo de las obras ha sido la “total peatonalización” de la Plaza,  según ha asegurado el Alcalde, Óscar Puente, en repetidas ocasiones.

 

Desde el inicio se tuvo claro que el acceso se efectuaría por la calle Manzana, lateral del Ayuntamiento; aunque más controversia produjo la salida. En un principio el Ayuntamiento barajó la calle de La Pasión, como mejor opción, aunque finalmente se decidió el inicio de la calle de Los Molinos, por la petición de los comerciantes, tras barajar otras ubicaciones como la calle Ferrari.

 

El problema que se han encontrado los usuarios del aparcamiento se sitúa en el túnel de salida, más concretamente en la curva a izquierdas del mismo. Desde la empresa que gestiona el parking alegan que este problema es debido a que la recta previa a la curva es muy rápida y algunos usuarios alcanzan altas velocidades lo que deriva en esos roces y abolladuras”.

 

Diferentes usuarios han asegurado a este periódico que la curva es demasiado estrecha y que los coches más grandes no la pueden trazar sin recurrir a una maniobra. "No es normal que una obra nueva se plantee sin atender todas las posibilidades que pueden darse", comentan uno de los primeros damnificados. "Yo he dejado una de las 'huellas' que ya están en la pared derecha".

 

Desde el Ayuntamiento de Valladolid afirman desconocer esta situación y, en palabras de su concejal de Planteamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, aseguran que “estudiarán” esta problemática y que en próximas fechas darán más información.