Cyl dots mini

Presupuestos participativos, ¿éxito o fracaso?

Asamblea Vecinal en Huerta del Rey, previa a los Presupuestos, con el equipo de Gobierno, el 24 de enero de 2017.

Mientras que Ayuntamiento de Valladolid y asociaciones de vecinos valoran positivamente la iniciativa, que además ha cosechado mejores resultados que en otras ciudades, los datos arrojan un 3 por ciento de participación. ¿Por qué no han votado más vallisoletanos?

PORCENTAJES DE PARTICIPACIÓN MUY BAJOS

 

El Ayuntamiento de Valladolid repartió más de 200.000 códigos (no se ha publicitado la cifra exacta) entre los empadronados mayores de 16 años, y ha registrado 6.687 votos, lo que supone un 3% de participación. No obstante, para poder comparar con otras ciudades, según datos facilitados por el propio Ayuntamiento, vamos a usar la población total ya que es la cifra de la que disponemos (no se detallan cuántos códigos se enviaron en otros municipios). 

 

Valladolid: 302.000 habitantes; 6.687 votos = 2,2% participación

Madrid: 3.166.000; 38.886 = 0,0012%

Gijón: 274.000; 1.559 = 0,57%

A Coruña: 244.000; 1.232 = 0,5%

Zaragoza: 661.000; 6.132 = 0,9%

Santurce (Vizcaya): 46.000; 2.328 = 5%

Tafalla (Navarra): 25.000; 1.419 = 5,7%

¿Por qué los vallisoletanos apenas han votado en los Presupuestos Participativos? A pesar de la satisfacción mostrada por el Ayuntamiento de Valladolid y por las asociaciones vecinales, piedra clave en este proceso, -aunque también hay críticas, y duras-, lo cierto es que el porcentaje de participación cosechado no ha superado el cinco por ciento. Cifra que, en otro tipo de votaciones, sería un fracaso, en cambio Valladolid ha salido reforzada si se compara con las que han celebrado en otras ciudades como Madrid, Gijón, A Coruña o Zaragoza. ¿No están interesados los vecinos en elegir dónde se gasta su dinero? ¿Qué falla para que un ciudadano desestime opinar sobre algo que le va a afectar directamente?

 

"Cada persona que participa -en esta iniciativa- es una más que la que lo venía haciendo cuando solo decidían los concejales" defiende Alberto Bustos, concejal de Participación Ciudadana, Juventud y Deportes en el Ayuntamiento de Valladolid, y por tanto el máximo responsable de articular todo el proceso de los Presupuestos Participativos. Para él "el ejercicio de debate ciudadano siempre es enriquecedor, hace que los ciudadanos se impliquen con su ciudad, conozcan el precio de las cosas, y lo debatan con otros".

 

Por tanto, ¿cómo se explica la baja participación? Bustos apunta una primera razón: "Conocemos cómo han venido funcionando en otros lugar, y cómo funciona en su primer año. Participar es un hecho que requiere una costumbre, y sabemos que la participación casi nunca es masiva en estos ni en otros procesos. Pero nos han comentado que la experiencia en Valladolid ha sido buena y el 16 y 17 de noviembre vamos a exponer nuestro caso en un encuentro en Madrid (el evento 'Ciudades Democráticas')". 

 

Carlos Gutiérrez, presidente de la Asociación de Vecinos Zona Sur (englobada en la Zona 6 de los Presupuestos, con los barrios de 4 de Marzo, la Rubia, Covaresa, Parque Alameda, y otros diez más), apunta una segunda posible causa de la baja participación: el uso de la tecnología.

 

"La gente en algunos barrios es muy mayor. Por ejemplo, 4 de Marzo tiene muchos octogenarios, personas que sí se preocupan de su barrio pero que no pueden votar porque solo se ha hecho a través del medio digital. Hay una gran parte de la sociedad que no está acostumbrada a usar el ordenador" analiza Gutiérrez, que sin embargo ha valorado con un "notable" la iniciativa.

 

 

"Igual que digo que en los dos primeros años de gobierno no se había hecho nada por nuestra zona, en los dos últimos meses se están poniendo solución a los problemas; quedan muchas patatas calientes pero poco a poco van arreglando las cosas. Y la reurbanización de la calle Narciso Alonso Cortés llevaba varias décadas pendiente (240.000 euros irán para ello según la propuesta aceptada en los Presupuestos Participativos)" opina. 

 

¿Los vecinos se preocupan por lo que pasa en su barrio? "Claro que se preocupa, cada día me piden cosas, llamamos al 010 y revolvemos en las concejalías. La gente quiere más proximidad" concluye el presidente vecinal.

 

SEGURIDAD Y POSIBLES MEJORAS

 

Sobre las votaciones por Internet (se enviaron más de 200.000 códigos a los vallisoletanos, para introducirlos en una web y poder votar; solo 6.687 personas lo han hecho), Bustos avala el método pero cree que se puede mejorar: "Nos da seguridad en cuanto a la validez, una persona solo puede votar una vez, y no se puede manipular. Pero sí es cierto que tenemos que intentar hacer más accesible la participación: a pesar de que lo hemos difundido y dado facilidades en centros cívicos, debemos dar más facilidades".

 

Precisamente la afluencia a las reuniones organizadas en los centros cívicos para explicar en qué consisten los Presupuestos Participaciones ha supuesto un orgullo para el concejal: "Que asistan tantas personas denotan que la gente se preocupa, y nos gusta que haya habido unas 1.500 personas en las diferentes asambleas". Además, entre todas las zonas, se han recogido 1.370 propuestas de los vecinos según datos del Ayuntamiento.

 

Otra de las mejoras futuras que se plantea la concejalía, y también lo apuntaba Gutiérrez, es la de agrupar menos cantidad de barrios bajo la misma zona. "La partida de presupuesto habría que mejorarla, y no agrupar tantos barrios con necesidades distintas, pero para ser el primer año lo positivo es que se haya dado voz y voto a los vecinos" reclamaba el presidente vecinal de la Zona Sur. Y Bustos responde: "Queremos hacer valoración con la gente que ha participado y ver qué ha funcionado y qué se puede mejorar. Incluso en un mismo barrio hay diferencias, seguramente haya que revisar las zonas".

 

"¿CUÁNTO HA COSTADO ESTA CAMPAÑA ELECTORAL DE CARA A 2019?"

 

No todo son buenas palabras para los Presupuestos Participativos. Ángel Ceballos Buendía, histórico dirigente vecinal en La Rondilla, critica que estos "tienen un contenido evidentemente de entretenimiento" y además no comparte que "de un presupuesto de 300 millones reserven medio millón para decidir en todo un sector, me parece algo muy pobre".

 

La reflexión de Ceballos va más allá: "Me parece que vale más el collar que el galgo, voy a pedir a través de la oficina de atención al ciudadano que Bustos rinda cuentas de cuánto ha costado esta campaña publicitaria de marketing de cara a las elecciones de 2019. La cantidad de horas dedicadas de personal ajeno y funcionario a estas tareas, realmente es un coste sobre el que habría que poner la lupa". 

 

ALBERTO BUSTOS

 

No solo eso, sino que Ángel Ceballos (quien junto con más personas ha planteado una acción vecinal contra la Asociación Vecinal Rondilla porque "desde que fue colonizada por IU es sorda, muda y ciega"), plantea sus dudas sobre la viabilidad de las propuestas. "Había ideas descabelladas, cosas sin sentido ni contenido. Además, lo que se plantean no son inversiones sino que son gastos de mantenimiento cotidiano de la ciudad, que no nos entretengan con cambiar un banco o una papelera; las inversiones van al capítulo 6 del presupuesto (inversiones reales), y no en el 2 (bienes corrientes y servicios)".

 

Por último, añade otra posible causa de la baja participación: "como iniciativa vale, pero los procedimientos son muy farragosos y burocráticos"; sin olvidar que "en 2016 las inversiones presupuestadas no se ejecutaron, y el barrio va marcha atrás, no hay inversiones, ni limpieza, ni previsiones; lo que hay es mucha publicidad, se nos deja hablar pero no se nos oye". Y concluye Ceballos: "Hemos aportado nueve auténticas inversiones para el presupuesto de 2018, que vamos a mandar al Ayuntamiento una a una vía electrónica".

 

"NO ES UN ENTRETENIMIENTO SINO UNA COSA MUY SERIA"

 

Ante esas palabras, Alberto Bustos ha sido rotundo: "No es un entretenimiento sino una cosa muy seria, el proceso se ha ido definiendo con toda la gente que ha querido participar en los más de 20 encuentros y reuniones". Y asegura que "se escuchan todas las críticas, pero hay que mojarse y participar".

 

"La idea es que los Presupuestos lleguen para quedarse, es una práctica muy positiva que enriquece la Democracia y favorece la participación y transparencia. Y las asociaciones de vecinos han demostrado rigor y seriedad, con un trabajo que ha ilusionado y que se tiende a mejorar, mi agradecimiento expreso a todos los que han participado. Un movimiento vecinal también es crítica, y esas críticas son positivas para mejorar" zanja el concejal Alberto Bustos. 

 

En 2018, si nada cambia, los vecinos tendrán una nueva oportunidad de votar y proponer cómo gastar esos 500.000 por zona (la cuantía está por decidir). Veremos si la participación aumenta o si por el contrario las personas no acuden a esta llamada democrática.

Noticias relacionadas