Cyl dots mini

Presencio ve en la estructura de Cultura un "Bankia dos en el Ayuntamiento de Valladolid"

Jesús Presencio. J.A.G.

El concejal no adscrito critica también a Mercedes Cantalapiedra y Pilar Vicente, ambas con dedicación exclusiva, por no acudir a la reunión convocada por Ana Redondo: "Es una dejación de funciones lamentable, una venganza triste".

"Un Bankia dos en el Ayuntamiento de Valladolid. Será algo que acabaremos pagando todos como nos ha pasado con la reestructuración de la banca". Así valora Jesús Presencio, concejal no adscrito en el Consistorio de Valladolid, la reestructuración presentada hoy lunes 26 de junio por Ana Redondo, responsable del área del Cultura, para unificar todas las entidades que depende de su cartera.

 

"Es una huida hacia delante. No va a haber ahorro por lo que se va a seguir igual o peor, se trata de disimular lo que tiene que ser un cierre" defiende Presencio, quien considera que con esta iniciativa de Redondo lo que se hace es "crear una Fundación de fundaciones".

 

El concejal explica que esta reestructuración se plantea porque la Ley 40/2015 señala que las fundaciones soportadas con más del 50% de aportaciones públicas deben ser liquidadas si suman tres años en pérdidas. Para él "la idea -de Redondo- no parece mala pero la forma de hacerlo no va a ser buena, es un gasto innecesario", y reclama que "por lo general" estas fundaciones sirven "para colocar a amigos, con directores con sueldos muy altos y sin funciones reales", pero sin referirse en este sentido a las de Valladolid.

 

CANTALAPIEDRA Y VIcENTE, "DEJACIÓN DE FUNCIONES LAMENTABLE"

 

Las críticas de Presencio se han extendido más allá de Ana Redondo. Mercedes Cantalapiedra, responsable de cultura del PP, y Pilar Vicente, concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento, no han acudido este lunes a la reunión convocada por la responasable de Cultura, quien una hora antes había citado a los medios para explicar esta reordenación, como protesta.

 

"Me parece una falta de responsabilidad en concejalas con dedicación exclusiva, que ganan 60.000 y 71.000 euros -respectivamente-. Es una dejación de funciones grave y lamentable" retrata Jesús Presencio, quien no acepta la excusa de "niñerías políticas" y pide "centrarnos en la gestión".

 

"En una empresa privada no acudir a una reunión así de importante puede ser incluso motivo de despido" defiende Presencio, quien fue el único que acudió a la convocatoria a la que estaban llamados también PP y C's. "Es una venganza triste, qué más da que la prensa lo sepa media hora antes si los informes nos los iban a dar a nosotros".

 

Se refiere a los informes de Hacienda, de Secretaría y de Intervención (que no han sido facilitados a la prensa pero sí a PP, C's y Presencio) "que son necesarios para poder opinar" apunta Presencio, quien recuerda que a pesar de no haber acudido a la reunión Redondo "ha querido mandar la información" a la oposición.

 

Cantalapiedra y Vicente "argumentan que no han ido porque han dado una rueda de prensa previa; yo le he dicho a Ana Redondo que lo primero es dar explicaciones a la oposición, que nos convocase antes que a los medios, pero eso no es óbice para que no vayan". "Un error con otro error no se soluciona" recuerda Presencio a las dos concejalas con dedicación exclusiva, y manifiesta que "igual hasta deberían devolver el dinero".

 

"FALLAN MÁS QUE UNA ESCOPETA DE FERIA"

 

Por último Presencio ha dicho que estudiará los documentos y que de momento no se ha planteado una fecha para que el equipo de Gobierno se vuelva a reunir con la oposición para escuchar sus sugerencias. Eso sí, el concejal no adcrito recuerda que "los dictámenes del Ayuntamiento fallan más que una escopeta de feria" como forma de mostrar su poca confianza en esta reestructuración, y como ejemplo pone "el dictamen de los sueldos de los concejales" presentado por el Consistorio, "declarado anticonstitucional por dos jueces".

 

"Que un Ayuntamiento presente dictámenes anticonstitucionales, en una democracia, tiene su fondo" concluye Presencio, sobre las dudas que le genera lo que él llama "fusión en caliente" de las Fundaciones en torno a la cartera de Cultura en el Ayuntamiento de Valladolid.