Preocupación en Castilla y León que ya valora el uso obligatorio de mascarillas

Igea comparece ante los medios tras la reunión con alcaldes abulenses de la zona de Cebreros.

El vicepresidente Francisco Igea asegura que está "sobre la mesa" del Consejo de Gobierno, que se reúne el jueves, la obligatoriedad del uso de mascarillas.

Así lo ha asegurado el también consejero de Transparencia y Ordenación del Territorio en declaraciones a los medios de comunicación en Cebreros (Ávila), donde ha mantenido un encuentro con alcaldes de la zona paa abordar la ordenación del territorio.

Al respecto, el consejero ha aseverado que la situación "ha sido buena y la evolución epidemiológica ha sido de un decrecimiento constante" desde que se levantó el Estado de Alarma, aunque ha precisado que la intención de la Junta es "anticiparse y aprender de los errores de pasado y no esperar a que se pierda el control y la trazabilidad de los casos".

Por eso, una de las medidas que se abordará en el Consejo de Gobierno de próximo jueves será la obligatoriedad del uso de mascarilla.

No obstante, el vicepresidente Igea ha querido agradecer a los castellanoleoneses que "en su inmensa mayoría" está cumpliendo con las normas de prevención, pero ha recordado cómo empezó la pandemia en marzo, cuando Italia parecía que estaba muy lejos "y lo cerca que está Lérida", donde se han decretado medidas de confinamiento.

Asimismo, el portavoz y vicepresidente es consciente de que mucha gente está pidiendo la obligatoriedad del uso de mascarillas y ha reconocido que está "acostumbrado", sobre todo en los últimos meses, a "anunciar una prohibición detrás de otra", a lo que ha añadido que es "obligación" del Gobierno regional "preservar la salud y la economía".

Por ello, ha hecho un "llamamiento especial" a los jóvenes, para que la Comunidad siga entre las comunidades con una "incidencia más baja" ya que gran parte de los nuevos brotes que se están dando en diferentes puntos del país tienen que ver con los jóvenes y el ocio nocturno.

Por ello, ha insistido en "no bajar la guardia" y extremar las medidas porque se puede dar una segunda ola de pandemia, además de que se ha dirigido a los jóvenes para decirle que "nadie está libre de acabar en la UCI ni de transmitir la enfermedad a sus padres, abuelos o a sus familiares más cercanos, y de generar un problema que no tenga solución".

"Estamos yendo bien, controlando y realizando la trazabilidad de los casos, y no hay ningún caso en el que haya un escenario de transmisión comunitaria", ha aseverado Francisco Igea, quien reconoce que le preocupan "algunas cosas" tras los brotes conocidos este lunes.