Preocupa el estado de salud de una de las religiosas de 97 años tras el brote en una congregación

Imagen de la congregación de las jesuitinas. TRIBUNA

Dieciséis religiosas Hijas de Jesús han dado positivo en la prueba PCR. Están confinadas en la Comunidad Nazaret.

Las 35 Hijas de Jesús que viven en la Comunidad Nazaret, una residencia para hermanas mayores ubicada en Valladolid, han quedado confinadas tras la aparición de un brote de coronavirus.

 

De ellas, 16 han dado positivo en la prueba PCR y el resto aún espera los resultados. De momento, la mayoría de las afectadas tan solo presenta fiebre y fatiga como síntomas y algunas incluso son asintomáticas, según ha informado el Arzobispado de Valladolid a través de un comunicado recogido por Europa Press.

 

Sin embargo, una de las jesuitinas, de 97 años, permanece ingresada en el Hospital Universitario Río Hortega al tener un cuadro más complejo. Es la paciente que más preocupa en estos momentos por sus síntomas y su avanzada edad.

 

Según María Ángeles Elorza, delegada de las casas-enfermería de la Congregación, la reacción del Hospital al conocer el estado de salud de esta jesuitina de 97 años ha sido rápida y sus profesionales han enviado con celeridad una ambulancia a la comunidad. También recalca que la comunicación con los trabajadores del Río Hortega está siendo fluida.

 

Por su parte, Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, ha llamado a las religiosas para mostrar su apoyo y ofrecerles su ayuda en todo lo que precisen, algo que las Hijas de Jesús han querido agradecer públicamente.

 

Mientras, las hermanas siguen cumpliendo los protocolos y medidas que les ha indicado el personal sanitario y la Administración

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: