PP y Ciudadanos interpretan que el equipo de Gobierno de Valladolid no usará los remanentes en el grupo de trabajo

José Antonio de Santiago-Juárez, junto a Pilar del Olmo y Borja García Carvajal.

Así lo han apuntado el portavoz de Ciudadanos, Martín Fernández Antolín, y el concejal 'popular' De Santiago-Juárez, quien ha ironizado con que Puente tiene "más lío con el superávit que con el tráfico"

Representantes de los grupos políticos de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid han coincidido en interpretar, tras la rueda de prensa del alcalde de la ciudad sobre suspensión de la regla de gasto, que el equipo de Gobierno empleará los remanentes disponibles en el Presupuesto municipal de 2021 y que renuncia al Grupo de trabajo COVID-19 que se constituyó en mayo.

 

Así lo han apuntado tanto el portavoz de Ciudadanos, Martín Fernández Antolín, como el concejal 'popular' José Antonio de Santiago-Juárez, quien ha ironizado con que Puente tiene "más lío con el superávit que con el tráfico, y ya es decir".

 

El concejal del PP ha considerado la suspensión de la regla de gasto "viene bien" a las corporaciones locales, por lo que da la bienvenida a la medida del Gobierno, pero entiende que el alcalde ha dicho que esos remanentes "se van a llevar al Presupuesto de 2021".

 

También ha reprochado De Santiago-Juárez que el primer edil haya señalado que el Grupo de Trabajo para la recuperación económica que forman PSOE, PP, Ciudadanos y Valladolid Toma la Palabra tiene "un problema de actitud" por parte de los partidos de la oposición.

 

Así, el concejal del PP se ha preguntado por la actitud que ha tenido el alcalde, que hace unas semanas "estaba dispuesto a quitar todo el dinero del Grupo de Trabajo" para "entregárselo voluntariamente" al Gobierno de España.

 

"No se quieren dar cuenta de que la situación, no solo sanitaria, sino social y económica es gravísima y no ha hecho más que empezar", ha advertido el edil 'popular', que augura unas consecuencias "brutales" en Valladolid, motivo por el cual ha recordado que el Grupo del PP lleva al próximo Pleno municipal una moción para exigir el cumplimiento de las medidas ya adoptadas en el Grupo de Trabajo.

 

Por su parte, Martín Fernández Antolín cree que como miembro del Grupo de Trabajo sería "una mala noticia" que el equipo de Gobierno no decida en esa mesa el destino de los remanentes presupuestarios, ahora que se pueden emplear sin incurrir en déficit, y ha recordado que "hay un compromiso en el Grupo de Trabajo con muchas medidas y muchos colectivos afectados".

 

El portavoz de Ciudadanos ha señalado que entiende que hay "muchas necesidades presupuestarias", pero considera que el Grupo de Trabajo se constituyó entre otros motivos para definir "de manera colectiva y superando barreras ideológicas" el destino de los fondos.

 

Asimismo, al "cambio de actitud" señalado por el regidor, él ha añadido un "cambio de aptitud" en relación a la "imposibilidad por parte del equipo de Gobierno" de llegar a acuerdos. Fernández Antolín ha negado que la oposición haya cambiado su postura sino que ha recordado que cuestionaron en su momento la transferencia del remanente al Tesoro público porque creían que "la defensa del municipalismo" venía de la independencia, por lo que creían que ese dinero "estaba condenado a no ser parte del acuerdo del Grupo de Trabajo".