PP Valladolid: “Si el caso de Presencio lo hiciera un maestro y fuera bebido, ¿sería menos grave?”

Jesús Julio Carnero, presidente de la Diputación, habla con Jesús Presencio. A.MINGUEZA

El portavoz, José Antonio Martínez Bermejo, defiende que “debe ser Ciudadanos el que tome la decisión”, ya que se trata de un acto hecho en el ámbito privado, no público.

Jesús Presencio, todavía portavoz y concejal de Ciudadanos de Valladolid, está dando que hablar desde su positivo en alcoholemia hace ya casi diez días, a pesar de que él se mantiene en silencio, igual que su partido. El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, José Antonio Martínez Bermejo, ha mantenido la postura de su grupo respecto a separar la parte privada de la pública para un político, haciendo ver que debe ser Ciudadanos quien tome una decisión, no el resto de partidos del Conssitorio.

 

“Desde el grupo Municipal Popular nos parece muy mal que cualquier persona, tenga la profesión que tenga, esté donde esté, viva donde viva, conduzca bajo los efectos del alcohol, más si la triplica”, arrancó Bermejo. “Lo hemos dicho en casos anteriores y el grupo socialista cae en una incongruencia”, continuó, en referencia a que al alcalde socialista de Tudela se le procesó por una situación similar.

 

“Los casos de oportunismo político, de los que ahora dicen que debe dimitir, sobran. Esos mismos que en otros casos miran para el techo y no hablan de dimitir, hablan en un planteamiento sectario”. Y es que según el portavoz del Partido Popular, “esa decisión debe tomarla el partido del propio afectado”. “Si deja su acta de concejal lo respetaríamos, igual que si no lo deja”.

 

Fue entonces cuando llegaron las palabras de la polémica. “Todas las semanas se producen casos de estos en Valladolid, entre tres y cinco, que incurren en proceso de delito. Si este caso se produjera en un profesor, en un médico, en un abogado, en un cirujano, en un mecánico, en un fontanero, ¿sería menos grave? ¿Sus compañeros deben reunirse y obligarle a dejar el trabajo? ¿Es que hay que hacer un juicio de valor?”, defendió Bermejo.

 

“Este tipo de infracción legal se produce, por desgracia. No deja de ser un delito, pero será el juez quien lo decida, no nosotros. No podemos vivir en una sociedad hipócrita, ¿por qué al maestro de mis hijos, por ejemplo, no puedo pedirle que tampoco se emborrache? También hace una labor pública, en realidad”, concluyó.

Noticias relacionadas