¿Por qué rechazan algunos indigentes la ayuda de la Policía para ser trasladados a un albergue en plena ola de frío?

@PoliciaVLL

La Policía dice que nueve de cada diez rechazan ser ayudados. "No quieren someterese a los horarios y las normas de un albergue". El miércoles una mujer fue trasladada por el 112 con principios de hipotermia.

En plena ola de frío, con mínimas que alcanzan los seis grados bajo cero en Valladolid, algunas personas se ven obligadas a dormir en la calle. Un problema, el de la indigencia que el Ayuntamiento vallisoletano ha tomado como prioridad. La Policía de Valladolid ha ofrecido estas noches de frío siberiana la posibilidad de que los transeúntes pudieran trasladarse al albergue municipal. La contestación es casi siempre la misma: no.

 

El portavoz de la Policía Municipal dice que no es nuevo. “Llevo más de treinta años en este oficio y siempre ocurre lo mismo. No es novedad”. La mayoría de los sin techo “no quieren someterse a los horarios o las normas que implica dormir en un albergue público”. “Prefieren resguardarse en cartones, sacos, en cajeros o entrantes de comercios o garajes”, explica el responsable de prensa de la Policía Municipal, quien dice que aproximadamente "nueve de cada diez rechazan el traslado al albergue".

 

Y ofrece datos: "En la noche del jueves se ofreció ayuda a cuatro transeúntes que dormían en la calle. Los cuatro rechazaron la ayuda". Pero el caso más significativo fue el ocurrido en la noche de pasado miércoles. La Policía ofreció ayuda y traslado a cinco personas que iban a pasar la noche en la calle. Uno de ellos aceptó y acudió al albergue municipal; los otros cuatro, no. Precisamente una de las mujeres tuvo que ser trasladada por el 112 al hospital con principios de hipotermia. Pues bien, el jueves por la noche estaba –de nuevo- en su lugar habitual dispuesta a pasar la noche y rechazando la ayuda de los Policías.

 

“Es lo de siempre”, aseguran desde la Policía, quien no obstante animan a la ciudadanía a que avisen al 092 si detectan a algún indigente que vaya a pasar la noche al raso. El responsable de la Policía aclara que esta ayuda se presta siempre, independientemente de la temperatura, aunque se ha intensificado con motivo de la ola de frío, atendiendo la petición del Ayuntamiento. Asimismo, también se están repartiendo sacos de dormir.

 

Tribuna ha intentado contactar con alguno de los indigentes que pasan la noche en la calle. Prefieren no hablar y explicar sus motivos para negarse a trasladarse a un albergue. Algunos robos entre los propios transeúntes y la imposibilidad de consumir alcohol en las dependencias municipales podrían ser algunos de los motivos. Sea como fuere, la Policía avisa: “seguiremos velando por su seguridad y ofreciendo nuestra ayuda”.