¿Por qué la gran mayoría de las placas de las calles de Valladolid no llevan tildes?

Un operario cambia la placa en una calle. J.POSTIGO

Los nombres de las vías no aparecen acentuados en muchos casos, algo que desde el Ayuntamiento achacan a las “empresas externas” que se encargan de fabricarlas y a la “antigua norma” de las mayúsculas.

Seguramente alguna vez se hayan quedado mirando las placas que indican el nombre de la vía en la que se encuentran. Muchos de ellos no están acentuados, como es el ejemplo del montaje que acompaña a estas líneas, a pesar de que en el callejero oficial del Ayuntamiento de Valladolid sí aparecen las tildes.

 

El primer motivo que puede venirse a la cabeza es la antigua ‘norma’ de las mayúsculas, algo que realmente nunca ha existido. La Real Academia Española nunca ha establecido una norma en sentido contrario. La acentuación gráfica de las letras mayúsculas no es opcional, sino obligatoria, y afecta a cualquier tipo de texto. Las únicas mayúsculas que no se acentúan son las que forman parte de las siglas; así, CIA (sigla del inglés Central Intelligence Agency) no lleva tilde, aunque el hiato entre la vocal cerrada tónica y la vocal abierta átona exigiría, según las reglas de acentuación, tildar la i”, explica la RAE.

 

Una posible explicación de que las mayúsculas no llevaran tilde la ofreció José Martínez de Sousa en el libro ‘Ortografía y ortotipografía del español actual’: “ La razón de la ausencia de tildes en las mayúsculas de muchas publicaciones estriba en que, antes de la aparición de los sistemas de impresión actuales, era frecuente que se rompieran los acentos de los tipos de imprenta en relieve, especialmente en los situados en las primeras líneas de las páginas, por lo que los impresores tuvieron que renunciar a acentuar las mayúsculas. Sin embargo, a partir de la composición e impresión mediante planchas (donde no se compone mediante tipos móviles) los editores dejaron de verse obligados a prescindir de los acentos en las letras mayúsculas o versales”.

 

Mientras, José Antonio Martínez Jiménez, Francisco Muñoz Marquina y Miguel Ángel Sarrión Mora, en el libro ‘Clases de palabra (II). Determinativos y pronombres’, apuntaron a la hipótesis de que “los tipos de las máquinas de escribir no contemplan el espacio para acentuar las letras mayúsculas, lo que fortaleció el mito de que no debían acentuarse dichas letras”, puesto que “al intentarlo no se percibía o se deformaba la letra.

 

“Dado que los acentos y demás signos diacríticos se solapaban con las letras de caja alta, la RAE permitió la omisión de la acentuación en dichos caracteres hasta 1990. Cuando el uso de la computadora personal y su mejor capacidad tipográfica ya estaban lo suficientemente extendido para volver a la práctica tradicional de acentuar las mayúsculas, pues ya no había restricción técnica que lo impidiera”, explican los autores.

 

Desde el Ayuntamiento de Valladolid desconocen por qué muchas de las vías de la capital no llevan tilde. Apuntan a la “antigua norma” como posible explicación, pero el motivo no podía ser ese, ya que en los últimos años se han instalado nuevas placas a raíz de los cambios de nombre de algunas calles y tampoco tienen. Es el caso de Héroes de Alcántara, que sustituyó a la antigua Héroes del Alcázar y en ninguna de las dos situaciones estaba el signo ortográfico.

 

Eso sí, el departamento encargado de enviar los nombres de las vías asegura que, cuando lo hace, “van con tildes” y que “no corresponde a un plan premeditado”. “La placa la encargamos y va a otra sección. La realización material la hacen empresas externas, expresan.

 

Otro de los motivos que señalan desde el Consistorio, en este caso con la renovación de placas, es que la empresa “copie exactamente lo que estaba en las otras”. Esta situación se puede ver a día de hoy en la calle Zúñiga, quien todavía mantiene la antigua en una parte de la vía, cuenta con la nueva en otra y en ninguna aparece la tilde.

 

La realidad es que ninguna de las posibles explicaciones valdrían como 'excusa' para que las placas estén ausentes de tildes, las cuales deberían aparecer en los nombres de las calles.

 

 

LAS EXCEPCIONES

 

Por otro lado, en la pequeña minoría que sí llevan tildes se encuentran la extinta calle Doctor José Ramón del Sol -sustituida recientemente por Víctimas del Terrorismo, que no está acentuada-, que la llevaba en ‘Ramón’, y la avenida Miguel Ángel Blanco, que en noviembre de 2017 'ocupó' el lugar de José Luis Arrese.

 

 

Comentarios

Pucelana 24/02/2019 12:14 #1
De todos modos estamos en manos de analfabetos

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: