¿Por qué la cuarta ola está siendo mucho menos mortal que cualquiera de las otras tres en Valladolid?
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

¿Por qué la cuarta ola está siendo mucho menos mortal que cualquiera de las otras tres en Valladolid?

El pico máximo de contagios diarios en la tercera oleada fue de 746, esta cuarta de 'solo' 99. La incidencia acumulada máxima a 14 días fue de 1.525 frente a los cerca de 170 actuales

Durante estos días, desde que terminara la Semana Santa, podemos escucharlo en muchos medios de comunicación; la cuarta ola ya está aquí, y muestra de ello es el hecho de que la Junta de Castilla y León siga tomando medidas tan contundentes como el cierre del interior de bares y restaurantes en diferentes municipios de la Comunidad (aquí puede consultar los de Valladolid). Pero, ¿realmente esta es tan acusada como cualquiera de las anteriores? ¿Está a semejante nivel?

 

La respuesta es no. Las cifras son claras, cristalinas. Lógicamente el organismo regional sigue mandando mensajes de precaución para evitar que haya un desmadre de contagios, pero la realidad es que esta cuarta ola, si es que realmente ha tocado el máximo como los datos indican, se quedará como dijo Fernando Simón hace unos días en un pequeño repunte.

 

CONTAGIOS Y PCR

La primera cifra llamativa para comprobar esto son los contagios diarios que vive Valladolid. Cada 24 horas, en torno a la una de cada día de lunes a domingo, la Junta actualiza los datos de nuevos casos de toda Castilla y León y los hace públicos. Es ahí donde los consultamos los medios de comunicación. Pues bien, en Valladolid durante la tercera ola de enero y febrero el día más desorbitado de contagios fue de 746. Sí, sí, tal cual lo lee. Concretamente el 16 de enero.

 

Vamos a la segunda ola. 7 de noviembre, hasta 795 casos. ¿Y a día de hoy? Justo este pasado martes, 20 de abril... 99 en un día. Irrisorio comparado con los peores momentos de las anteriores oleadas.

 

¿Y esto por qué? Sencillo. Se juntan varios factores. El primero de ellos, esencial, es el avance de la vacunación. Los pinchazos no solo protegen de los síntomas, sino que evitan contagios. Y con casi un 10% de la población de Valladolid con las dos dosis la cosa cambia. Y más si se tiene en cuenta que los primeros en ser vacunados son los más vulnerables y las personas mayores, quienes suelen ser objeto de ingreso en hospital o, directamente, de fallecimiento.

 

En segundo lugar, la conciencia ciudadana. Nos ha costado, pero con navidades de por medio hemos conseguido aprender ciertas cosas sobre el coronavirus, entre ellas que las reuniones en ámbitos familiares y en espacios cerrados pueden ser muy, pero que muy contagiosos. Y por supuesto también tendríamos el hecho de que, con el buen tiempo, pasamos más tiempo al aire libre donde la propagación del virus es minúscula comparada con una habitación o lugar cerrado.

 

INDICADORES DE RIESGO

Muestra de esto es el factor más importante que está teniendo la Junta de Castilla y León a la hora de controlar la situación. Se trata de la incidencia acumulada. Por decirlo de una manera sencilla y comprensible, podría definirse como una media de contagios durante un tiempo en una zona concreta. El organismo regional mira esta incidencia acumulada cada siete días y cada catorce, es decir, cada una y cada dos semanas. La primera mide más bien el corto plazo, la segunda el medio.

 

Dicho lo cual, la línea marcada en rojo es la incidencia acumulada de 150 puntos en catorce días. Varios municipios de Valladolid (la capital, La Cistérniga, Peñafiel…) la han sobrepasado después de Semana Santa y ha sido el causante del cierre del interior de hostelería y de las salas de juego de estos lugares. Y, en principio, no volverán a abrir hasta que se rebaje del dato de 150. Ojo, no confundir con el dato provincial que suele facilitar la Junta cada día, la media de todas las zonas de salud de la provincia. Cada una de estas zonas tiene su propia incidencia.

 

Y hablando de la media provincial a catorce días este domingo, 18 de abril, era de 170 puntos y estas jornadas oscila entre 160 y 180. ¿Adivina de cuánto fue en el pico más duro de la tercer ola? 1.535 puntos el 26 de enero. Casi nada de diferencia.

 

OCUPACIÓN HOSPITALARIA

Ya por último, todo esto se trata de una reacción en cadena. En primer lugar, un número alto de personas se contagian en un periodo de tiempo. Pocos días después, empeoran y deben ingresar en un hospital de Valladolid. A veces en planta, en ocasiones directamente en la UCI. ¿Se lo imaginan? En la semana con más casos de la tercera ola, del 18 al 24 de enero, se conocieron en apenas siete días 4.198 contagiados. Esta última semana completa, del 12 al 18 de abril, han sido 'solo' 456. Imagine semejante diferencia de personas que deben ingresar por Covid en un hospital entre una semana y otra.

 

Por norma general durante estas últimas semanas, las unidades de cuidados intensivos de los hospitales de Valladolid se han mantenido algo por encima del 31,03%, una cifra que la Junta no considera del todo buena pero al menos implica no tener saturación de estos centros sanitarios. Los motivos por los que la cuarta ola está resultando mucho menos mortal y peligrosa en Valladolid parecen claros.

Comentarios

vino es Salud 21/04/2021 17:37 #3
Ya lo habéis dicho en otra noticia, por inmunidad natural. El número de contagiados es muy superior a los datos estadísticos. Mucha gente se ha contagiado, desde diciembre de 2019, sin saberlo.
Fácil 21/04/2021 13:07 #2
Por las vacunas, por mucho que los mononeuronales digan que matan.
Juan 21/04/2021 09:10 #1
A parte de los inmunizados por las vacunas, otro motivo por el que esta cuarta ola es menor es porque cada vez hay más gente inmunizada por haber sido contagiada por el virus

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas