Cyl dots mini

Playoff, territorio blanquivioleta

El Pucela es el equipo que más veces ha jugado estas eliminatorias que, por primera vez, tuvieron lugar en la temporada 2010-11. Por el momento, un ascenso, dos derrotas en semifinales, y lo que pase este sábado 16 de junio.

SIN REPETIDOR

 

Este es el octavo playoff que se juega, y por el momento no ha habido nadie que haya repetido como vencedor. Granada, Real Valladolid, Almería, Córdoba, Las Palmas, Osasuna y Getafe han sido quienes has ascendido por esta vía. Ahora, Numancia podría acceder a este club, o Pucela lograr lo que nadie ha conseguido, repetir.

El Real Valladolid es el Rey del Playoff. De seis temporadas en las que el club ha estado en Segunda con este sistema, implantado en la temporada 2010-11, ha jugado cuatro veces estas eliminatorias y ostenta el récord de ser el equipo que más veces lo ha hecho.

 

El playoff de ascenso comenzó en el ya lejano 2010, la primera en la que entró la nueva norma. El tercer clasificado no ascendería directo sino que jugaría unas eliminatorias junto con el cuarto, quinto y sexto. En ese primer año el Real Valladolid se vio beneficiado ya que pudo participar de la ilusión por el ascenso a pesar de quedar en séptima posición (el Barça B fue tercero) pero, en semifinales, el Elche tras una eliminatoria polémica logró llegar a la final donde fue eliminado por el Granada.

 

Más dolorosa fue la participación en el playoff al año siguiente, la temporada 2011-12. El equipo había sido tercero, y más de uno maldijo el nuevo sistema. Los de Djukic tuvieron que jugar la semifinal frente al Córdoba, con 0-0 en la ida en Andalucía, y un contundente 3-0 en Zorrilla. Por algo aquel año el Real Valladolid era favorito. En la final tocó sufrir pero se logró el premio del ascenso. Una temporada en la que, por cierto, el delantero que ahora defiende en Rusia a España, Iago Aspas, fue el segundo máximo anotador de la división de Plata.

 

Dos años duraron los focos, la atención, y el glamour de la primera. En la temporada 2014-15 el Real Valladolid volvía a ser una ficha en el tablero de la Segunda División, con Braulo de estreno en la dirección deportiva y Rubi en el banquillo. Aquella campaña la marcha del equipo fue muy irregular pero se obtuvo el premio de volver a estar en el playoff de ascenso, desde la quinta posición, al igual que en este 2018. Las Palmas, cuarto, liquidó la ilusión pucelana y sorprendió al Girona (fue tercero) en la final para ascender.

 

Se criticó la gestión de Rubi en el banquillo de Zorrilla, aunque tras su marcha vendrían dos temporadas complicadas. La 15-16 los blanquivioletas se quedaron cuatro puntos por encima de evitar la 2ªB, con Garitano primero, Portugal después, y Alberto para finalizar como entrenadores. En la 2016-17 llegó Paco Herrera al vestuario y se recobró la ilusión, pero el equipo se quedó a las puertas de disputar un nuevo playoff, séptimo.

 

Y, en este 2017-18 el hito ha sido que dos equipos de Castilla y León se han citado en la final, en un partido que ha servido para dar visibilidad a la Comunidad y poner de manifiesto la necesidad de Soria y Valladolid de estar conectadas por autovía. En lo deportivo, ya conocen la historia. Con Luis César el equipo navegaba por aguas templadas, un quiero y no puedo. Pero la llegada de Sergio revolucionó el guión para meter al equipo en su cuarto playoff, esta vez como quinto clasificado. ¿Saldrá en Primera División?