Pinchar música en Valladolid en tiempos de pandemia

DJ Félix Perez con los 40 Principales en la Plaza Mayor de Valladolid (2018). JAVI GARCÍA.

DJ Félix Pérez, quien iba a actuar junto a Don Patricio en las Fiestas de Valladolid, y DJ Sergei Rez, un clásico ya en la ciudad, hablan sobre la situación que vive el sector estos meses de crisis sanitaria.

La crisis del COVID19 no ha dado tregua a nadie y el sector musical no es una excepción. Y es que dentro de este, la industria del DJ se ha visto afectada considerablemente. Los artistas se han visto obligados a cesar o reducir su actividad durante este verano, también en Valladolid, y las expectativas de cara a los meses que siguen son igualmente oscuras. Los DJs Félix Pérez y Sergei Rez cuentan su experiencia y dan su opinión ante la situación que vive el mundo musical.

 

Ambos se dedican a llenar espacios con una mezcla de ritmos, de canciones, una mezcla de música de la que nace más música con una fuerza que hace bailar sin parar a una audiencia que acude a ellos en masa para pasarlo bien, para disfrutar. Esta forma de disfrute ha cambiado radicalmente estos meses como consecuencia de las medidas tomadas contra la pandemia.

 

“La base de lo nuestro es mucha gente dentro de un sitio, bailar con gente, precisamente todo lo contrario a la distancia social, entonces es uno de los sectores a los que más daño ha hecho sin duda, explica el DJ Sergei Rez, un clásico en la ciudad de Valladolid.

 

DJ Félix Pérez, responsable de la Asociación de DJs y Música Electrónica de Valladolid, ha sido testigo también en primera persona del daño que ha hecho a la industria la crisis sanitaria. Este artista iba a protagonizar, junto al cantante canario Don Patricio, la que era una de las actuaciones más esperadas del programa de Fiestas de Valladolid.

 

“Sabes que son conciertos muy importantes a nivel de tu ciudad, de Valladolid, y ves que no se va a poder hacer nada”, lamenta el responsable de la asociación. Pues la cancelación de este gran concierto que iba a hacer brillar un año más la Plaza Mayor de la capital castellanoleonesa se sumó a la cola de cancelaciones que han arrastrado los DJs desde marzo.

 

Mientras que Sergei Rez ha continuado su actividad durante este verano tan atípico adaptándose a las medidas de seguridad y de la manera que la pandemia le ha permitido, Félix Pérez decidió “no hacer ninguna actividad”. ¿Motivos? Precaución sobre todo, pero también por esa idea extendida entre la opinión pública que acusa al sector de ser una de las causas de los rebrotes, que echa para atrás a algunos artistas que no quieren ser juzgados de esta manera.

 

“Yo he hablado con muchos compañeros y el ocio, según dice la gente, la televisión, etc., es el culpable, se dice que nosotros somos los culpables”, cuenta el responsable de la Asociación vallisoletana de DJs.

 

“Entonces yo he decidido este año no participar en ningún sitio, sí que me han llamado por ejemplo del Ayuntamiento para hacer alguna cosa pequeñita, alguna actividad alternativa, pero he decidido que no”. Félix reitera que ha preferido parar este verano “por prudencia” y ser optimista respecto al próximo año, en el que espera “que se pueda celebrar todo lo que no se ha podido celebrar este 2020”.

 

Sergei Rez, por su parte, no ha dejado de pinchar. Eso sí, lo ha hecho de una manera que dista de la que se daba en lo que ha venido a llamarse antigua normalidad. ¿Cómo han sido estos conciertos? “Todo lo que he dado este verano ha sido al aire libre, se podía hacer en bares y salas pero el aforo ha bajado un montón, entonces yo siempre he ido a terrazas, la mayoría pequeñitas, con unas 20 o 30 personas, y en alguna más grande como la de La Fundición que tiene capacidad para unas 200 o 300 personas”, explica el artista.

 

El dj expresa la “extraña sensación” que se siente al saber que todo el mundo tiene que estar sentado y separado, “como no puede haber pista de baile, como mucho se levantaban un ratito cada uno en su mesa y se volvían a sentar, es era lo máximo de júbilo, de fiesta máxima”. Esta nueva normalidad le ha obligado a fijarse más en los detalles: “Nosotros estamos para animar, para que bailen y claro, eso no se puede, es muy raro. Pero se trata de cambiar el chip, normalmente con una mirada veías más o menos cuanta gente bailaba, aquí ya tienes que fijarte en si están moviendo la pierna, si están sonriendo, etc.”

 

Sergei Rez cree que mientras se respeten las medidas de seguridad “no hace falta quedarse en casa y no pinchar en ningún lado”. Hace hincapié en la responsabilidad de cada uno: “Yo en una ocasión, en una terraza tuve que parar la música, la gente se vino un poco arriba y se fueron para delante como para hacer un baile todos en fila, tuve que quitar la música y recordarles que no se podía hacer, la gente lo entendió”.

 

VUELTA ATRÁS

Esta responsabilidad es clave para que la música siga sonando y para que los locales no se vean obligados a cerrar sus puertas, algunas de las cuales amenazan con no volver a abrirse. El ocio nocturno dio un gran paso atrás con las nuevas normas de reducción de horarios y los negocios están volviendo a ir cuesta abajo.

 

Esto afecta también a los DJs: “Ha afectado mucho, nosotros por ejemplo hacíamos todos los viernes una fiesta que se llamaba ‘Casete’ y hemos tenido que dejar de hacerla, no sale rentable. Con el cierre primero a las 2:00 horas y luego a las 01:00 horas, y también que no pueda entrar ningún cliente a partir de las 12:00 horas, o estás sentado a esa hora o nada, yo no le veo mucho sentido pero bueno las medidas son las que están”.

 

El cierre de discotecas, salas de fiestas y bares de copas ha sido un duro golpe para el sector a pesar del permiso que se dio para abrir terrazas con las mismas condiciones que el resto de establecimientos de hostelería. “Es la quiebra de muchos negocios, veremos en un año cuantos bares de copas y discotecas quedan abiertos”.

 

¿Se ha vuelto atrás? “Si, mucha gente actuaba por la noche después de las cenas, toda esa gente no va a poder actuar y esperemos que el año que viene o dentro de poco tengamos la vacuna porque la cosa se ve muy negra para el ocio y la hostelería”, añade DJ Félix Pérez.

 

VISTAS A LAS FIESTAS DE VALLADOLID Y AL FUTURO

“No va a hacerse ninguna actividad de las peñas, no va haber ninguna cosa que implique aglomeraciones típicas de las fiestas, todo eso no se va a poder celebrar entonces va a haber un poco de tristeza”, lamenta el responsable de la Asociación de DJs. Espera que el 2021 venga con buenas noticias y se pueda también retomar el concierto con Don Patricio.

 

¿Actividades alternativas en estas fiestas? De momento ninguno de los DJs tiene nada pensado. Las vistas al futuro se alargan además hasta los meses cercanos al próximo verano, pues lo de pinchar al aire libre se complica con el tiempo.

 

Sergei Rez, no tiene nada programado antes de abril, mientras tanto, se dedica a su escuela, ‘Índigo DJ School’, que no ha parado de formar a quienes quieren introducirse en esta industria musical y que realiza actividades por toda España: “Por lo menos seguimos trabajando ahí, porque ya digo que de DJ ninguna expectativa”.

 

Félix Pérez tampoco ve el futuro muy claro y entre la incertidumbre pone sus expectativas en el próximo mes de junio: “A ver si a partir de junio ya podemos volver con las hogueras de San Juan y hacer actividades en la provincia y en la Plaza Mayor, a ver si se puede empezar otra vez, si podemos ponernos de nuevo en marcha”, concluye el DJ con una actitud positiva.