Pilar Vicente: “El señor Puente se pensó que innovar en el Ayuntamiento era ponerse un traje con zapatillas” (II)

DAVID LOZANO

Pilar Vicente, en esta segunda parte de la entrevista, habla de su experiencia al frente de la portavocía de Ciudadanos y de su relación con el resto de los grupos.

P. Defina a los líderes de cada grupo:

José Antonio Martínez Bermejo.

R. Impulsivo.

 

P. Óscar Puente.

R. Egocéntrico.

 

P. Manuel Saravia.

R. Parece dialogante y cordial, en realidad no lo es.

 

P. Charo Chávez

R. Como político es el cinismo absoluto, aunque como persona me llevo muy bien con ella.

 

P. Jesús Presencio

R. No voy a decir nada.

Si en la primera parte de esta extensa entrevista, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid y en la Diputación, Pilar Vicente, hacía repaso a temas de actualidad y los interrogantes sobre las próximas elecciones, en este segundo capítulo Vicente aborda un sosegado repaso a lo que ha dado de sí esta legislatura. Soterramiento, Ciudad de la Justicia, de los problemas de la ciudad, la relación con el resto de grupos políticos, especialmente con el alcalde, del ‘Caso Presencio’… son algunos de los temas analizados por esta votante “desencantada” del “viejo bipartidismo”.

 

P. El tiempo pasa muy deprisa. Hace tres años y medio ya que Pilar Vicente, sin experiencia en el mundo político, tomó el cargo como concejal y diputada. ¿Por qué dio el paso?

R. Porque veía que el Partido Popular y el PSOE siempre estaban peleándose y nunca sacaban nada en claro. Entendía y entiendo que un político tiene que servir a los ciudadanos y resolver problemas. El viejo bipartidismo se ha centrado en debatir entre ellos y no solucionar el día a día. Al final lo que a la gente le preocupa es llegar a fin de mes, que sus niños vayan a una buena guardería, que reciban una buena educación... y ellos están siempre tirándose los trastos a la cabeza. Por eso entré en política. Y tres años después me gustaría que los ciudadanos conocieran el trabajo que se hace en el Ayuntamiento, que es muy intenso y muy bonito, cuyo objetivo es hacer la vida más fácil a tus vecinos. La experiencia ha sido, es, muy grata y aunque yo esté sola me ha permitido, aunque con mucho trabajo, tener un ámbito de conocimiento absoluto, asistiendo a todas las comisiones y consejos.

 

P. ¿Cuántas horas le ocupa al día?

R. Muchísimas. Me quito horas de sueño, pero me gusta y mi familia entiende todo este tiempo de trabajo.

 

P. Antes ha hablado del PP y PSOE ¿usted fue votante del bipartidismo?

P. Sí. Yo voté tanto al PP como al Partido Socialista pero la realidad es que encontré mi sitio en esta tercera vía, que es Ciudadanos, cansada de que el país no avanzara y de que estuvieran más centrados en sus propios privilegios que en solucionar la vida de la gente.

 

P. ¿Cómo define su trabajo en el Ayuntamiento en estos tres últimos años?

R. Ha sido una experiencia increíble. Me ha dado la oportunidad de conocer mejor la ciudad y trabajar en un proyecto que permita a los ciudadanos mejorar su calidad de vida. El hecho de no venir de la política y sí de la profesión privada me ha permitido abordar los problemas del día a día de cualquier persona: he vivido sola, no he llegado a fin de mes, he tenido que buscar trabajo… En estos años me encontrado con mucha gente que solo se ha dedicado a la política y eso te aleja de los problemas de la sociedad.

 

P. Los primeros momentos de Pilar Vicente en el Ayuntamiento fueron duros. El ‘Caso Presencio’ acabó con la expulsión del portavoz de Ciudadanos lo que le obligó a usted a asumir la portavoz ¿Cómo digirió todo esto?

R. Fueron momentos duros, pero el partido reaccionó y yo no voy a dedicar ni un minuto de mi vida a hablar más sobre esta persona. Lo que he pedido desde entonces es que dejara el acta y entrar otra persona porque al final fue elegida por el partido a que correspondía.

 

P. La relación por lo tanto es nula…

R. Sí. Desde luego.

 

P. ¿Cuáles son los principales problemas que tiene Valladolid? Los que si usted fuese alcaldesa atajaría inmediatamente.

R. En primer lugar en Valladolid tenemos un problema que el equipo de Gobierno obvia y es la caída de población. Se están marchando muchos jóvenes que no encuentran trabajo aquí. Es uno de los puntos más esenciales: empleo y vivienda para los jóvenes. Y para encontrar empleo es necesario cuidar a las empresas implantadas en Valladolid, que me consta que no se hace, y en segundo lugar atraer nuevas empresas a la ciudad y para eso hay que bajar impuestos. Actualmente el Ayuntamiento de Valladolid, con una situación saneada, lo que ha hecho ha sido subir impuestos a las empresas. Es un error; hay que bajar estos impuestos y reducir la carga burocrática.

 

 

P. La llegada de Óscar Puente al Ayuntamiento tuvo muchos gestos. ¿Se ha quedado ahí o se puede hablar de un balance positivo en los tres primeros años del que se consideró el Gobierno del cambio?

R. Se vendieron como un cambio y el señor Puente se pensó que innovar en el Ayuntamiento era ponerse un traje con zapatillas. Un alcalde tiene que gobernar, sentarse con sus concejales y coordinar las áreas. Actualmente no están coordinadas. Hemos pasado tres años en blanco: no hay soterramiento, no hay Ciudad de la Justicia, no hay Parque Agroalimentario que, por cierto, nos han negado el acceso al estudio presentado. Y viendo las últimas informaciones, pienso que el señor Puente y el señor Saravia cada vez que tocan algo lo destrozan. Son un lastre para el crecimiento económico de la ciudad.

 

 

P. Ha hablado del soterramiento ¿cuál es la postura de Ciudadanos?

R. La postura clara es escuchar a los ciudadanos. Los vecinos han pedido el soterramiento. El PP no lo ha gestionado bien y ha terminado con una situación judicial en la que se habla de negligencia grave en el procedimiento. El Partido Socialista, con Saravia en la sombra, lo que ha conseguido es llevar al fracaso la operación y que tengamos ahora mismo un proyecto de túneles y pasarelas que nadie quiere. Desde Ciudadanos proponemos una alternativa de soterramiento viable, técnica y económicamente. Hay alternativas que no se han estudiado. Incluso el señor Saravia nos ha reconocido que no iban a estudiar todas.

 

P. ¿Qué alternativa propone su partido?

R. Nosotros planteamos que se estudiase una alternativa de muro pantalla a un metro de altura, que permitiría hacer un bulevar. La ciudad está divida en dos y la gente lo siente así. Es una situación difícil para los que están al otro lado de la vía del tren; nuestra obligación es solucionarlo y con túneles y pasarelas no se soluciona.

 

P. ¿Y la Ciudad de la Justicia?

R. El señor Puente se ha tirado tres años en blanco. La precipitación y las ganas de exponer algo a la ciudadanía le llevaron a presentar el proyecto sin estar cerrado. Nos pareció de inicio una falta de respeto a los ciudadanos. Compartimos que la Ciudad de la Justicia esté en el centro, para que no se vacíe de más infraestructuras, pero no a cualquier precio y sin haberlo estudiado previamente. Puente y Saravia tienen un defecto grave y es que se sientan en una mesa a negociar sin los deberes hechos y eso es un perjuicio para la ciudad tremendo, porque al final están jugando con dinero público y con las expectativas de los ciudadanos.

 

P. ¿Qué ha hecho Ciudadanos por Valladolid en estos tres años y medio?

R. Hemos trabajado en muchas iniciativas en positivo que hemos entregado al equipo de Gobierno, y que en muchas ocasiones han utilizado como si fueran suyas. Un ejemplo fue la propuesta de convertir a Valladolid en un referente del turismo navideño, aunque el Gobierno municipal tan solo montó tres casetas en la Plaza Mayor, que en nada se parece a la propuesta de nuestro partido. Bien trabajado podría ser muy positivo. Es solo un ejemplo. También emos propuesto que se rebaje el IBI, que los jóvenes puedan montar su propio negocio y para ello queremos que se eliminen las tasas para los jóvenes menores de 35 años.

 

P. ¿Cómo es el trato de Pilar Vicente con el resto de los grupos políticos en el Ayuntamiento de Valladolid?

R. Es cordial. No tanto es el grupo como la persona. Tenemos diálogo con todos, menos con el partido socialista, es la realidad.

 

P. ¿Se aparcan las discusiones una vez que se sale del pleno?

R. Yo trato de hacerlo. Creo que hay que respetar que uno piense diferente a ti. Es lo rico de la democracia. Pero hay personas que eso no lo entienden: el primero el alcalde. El alcalde no acepta ninguna crítica, no hay más que fijarse en twitter, bloquea a cualquiera que opine diferente a él: le llaman ‘bloqueitor’. Sería importante tener como alcalde a una persona cordial que respete a los que no piensan como él.

 

P. ¿Cómo se lleva con el líder Albert Rivera?

R. Muy bien. Es una persona muy trabajadora y estoy segura de que será el próximo presidente del Gobierno. Para ello es necesario que Pedro Sánchez convoque elecciones cuanto antes y deje de romper España.

 

Noticias relacionadas