Piedad por las calles de Valladolid

La Quinta Angustia de Gregorio Fernández, de la Cofradía de la Piedad, protagoniza un desfile desde la iglesia de San Martín.

Es media noche. El Miércoles ha dado paso ya al más santo de todos los jueves del año. En la iglesia de San Martín se agolpan cientos de almas que quieren ver a una de las tallas más señeras de la Semana Santa de Valladolid, la Virgen de la Piedad.

 

Desde hace algunos años esta concurrida procesión se acompaña de los pasos de Cristo de la Humildad (José de Rozas, 1961), Cristo de la Cruz a María (de la escuela de Gregorio Fernández) y la talla titular de la Quinta Angustia, tallada por el genial escultor gallego.

 

La procesión, acompañada por un escuadrón a caballo de la Academia de Ávila de la Policía, avanza por las calles de San Martín, Ramón y Cajal, Alamillos, Pólvora, Covadonga y plaza de las Batallas, donde tuvo lugar un acto penitencial para regresar posteriormente hasta la parroquia de San Pedro, que acogió una ofrenda floral por parte de los hermanos de la Sagrada Cena.

 

El desfile continuó por Real de Burgos, Chancillería, Ramón y Cajal y San Martín, hasta el templo del mismo nombre.