Piden 8 años de cárcel para dos jóvenes por lesiones graves a otro tras una pelea en Peñafiel

EUROPA PRESS

La violenta tuvo lugar en marzo de 2017, dos personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad en la cabeza, con secuelas tanto físicas como estéticas.

La Audiencia de Valladolid celebra juicio los próximos días 28 y 29 de septiembre contra dos varones, F.C.A. y J.L.O, por una pelea registrada en marzo de 2017 en Peñafiel en la que otras dos personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad en la cabeza que le ha dejado importantes secuelas, tanto físicas como estéticas.

 

Con carácter provisional, Fiscalía califica los hechos como constitutivos de un delito de lesiones, otro leve de lesiones y tercero leve de hurto, de forma que por los dos primeros interesa para ambos encausados una condena de ocho años de cárcel y el pago de una multa de 900 euros, así como otra multa de 600 euros para J.L.O. por la sustracción de varios efectos a una de las víctimas.

 

Además, en concepto de responsabilidad civil, en caso de condena los dos acusados, de forma conjunta y solidaria, deberían indemnizar al principal perjudicado, C.H.R, en la cantidad de 59.506 euros por las lesiones y secuelas sufridas, así como con otros 1.050.000 euros al segundo de los lesionados, I.P.R, a quien, además, J.L.O. debería abonar 129 euros por el hurto de efectos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos objeto de la presente causa se remontan a las 01:30 horas del día 11 de marzo de 2017, cuando dos grupos de personas, uno en el que iban los dos procesados y otro integrado por las víctimas, coincidieron en la Plaza de España de Peñafiel y, por una causa insignificante, se inició una disputa verbal que fue subiendo de tono.

 

De las palabras, finalmente, pasaron a las manos. Así, siempre según la tesis del fiscal, los dos acusados se encararon con C.H.R. y uno de ellos, F.C.A, le derribó y dejó inconsciente en el suelo tras pegarle un fuerte puñetazo en la cabeza, momento aprovechado por el otro procesado, J.L.O, para propinarle una patada en las costillas.

 

Un amigo de la víctima que acudió en su auxilio, I.P.R, fue igualmente agredido por los acusados, que, al igual que en el primer caso, lograron tirarle al suelo, donde continuaron dándole golpes, hasta que el agredido perdió la cartera y el teléfono móvil que pasaron a manos de J.L.O, si bien más tarde un amigo de los lesionados pudo recuperar la billetera antes de que los agresores se dieran a la fuga.

 

A causa de la agresión, una de las víctimas, C.H.R, sufrió lesiones muy graves que tardaron en curar cerca de un año, si bien las mismas le han dejado como secuelas alteraciones cognitivas, cefaleas, ansiedad con aumento de su tartamudez y alteraciones de humor, así como la pérdida total del olfato y el gusto y de sustancia ósea.

 

Además, hubo que colocarle material de osteosíntesis en el cráneo y presenta distintas cicatrices y el hundimiento en la zona parasagital derecha.

 

Su amigo, por su parte, sufrió lesiones menos graves, consistentes en dolor torácico y una herida en el labio superior.