Piden 34 años para el dueño de una tienda 'fitness' y otros tres acusados por tráfico de drogas

El banquillo lo ocuparán vecinos de Valladolid, Cabezón, Pedrajas y Medina, a quien la policía intervino 1 kilo de 'coca'.

Fiscalía de Valladolid solicitará un conjunto de penas que suman 34 años de cárcel para cuatro individuos, vecinos de la capital, Cabezón, Pedrajas y Medina del Campo, con motivo de la operación contra el tráfico de drogas y la distribución de productos anabolizantes desarrollada en junio de 2016 por la Policía Nacional que se tradujo en su detención, entre ellos el titular de una tienda de 'fitness' sita en el barrio de La Rondilla.

 

El juicio se celebrará los días 27, 28, 29, 30 y 31 de marzo en la Audiencia de Valladolid, donde compartirán banquillo el propietario del citado negocio, Raúl M.F; el reincidente David B.R, para quienes la acusación pública solicita una condena de nueve años y multas de 6.780 y 240.000 euros, respectivamente, así como Jorge V.R. y Fernando del V.D, expuestos cada uno a ocho años de prisión y al pago de sanciones por valor también de 240.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Al primero de ellos, amén de un delito de tráfico de drogas, se le imputa otro de comercialización y distribución ilegal de medicamentos, mientras que a los otros tres se les acusa de un delito contra la salud pública con la agravante de notoria importancia, al considerar probado que se pusieron de acuerdo para traer desde Valencia el kilo de cocaína que fue hallado en el coche de Fernando del V.D, vecino de Medina del Campo.

 

La iniciales pesquisas se centraron en la persona de Raúl M.F, quien regentaba una tienda de 'fitness' en La Rondilla, especializada en productos alimenticios relacionados con el deporte y donde, supuestamente, al menos desde abril de 2016 venía dedicándose al suministro y distribución de sustancias anabolizantes y grupos farmacológicos prohibidos, sin justificación terapéutica y sin control médico alguno, pero también de cocaína entre su clientela.

 

En el marco de las pesquisas, y tras presenciar distintas entregas, la policía registró finalmente en junio de 2016 la vivienda del sospechoso en Cabezón de Pisuerga y el establecimiento que regentaba en la capital, donde los agentes se incautaron de 48 gramos de cannabis, preparados de testosterona, clembuterol y Winstrol, este último falsificado, entre otras sustancias dopantes, y diferentes útiles para su distribución, como básculas de precisión, una prensa de madera, bolsas con recortes circulares y un rollo de alambre.

 

UN INVERNADERO DE CANNABIS EN EL SÓTANO

 

Pero además, en su piso de Valladolid la policía descubrió, oculto en el sótano, un invernadero preparado para el cultivo de cannabis en el que halló 18 plantas de marihuana y distinto aparataje para garantizar su funcionamiento, como lámparas alógenas, un programador para medir el índice de temperatura y tres temporizadores.

 

La investigación permitió conocer, presuntamente, que el principal suministrador de cocaína del vendedor de anabolizantes era Jorge V.R, con dos viviendas en Valladolid y Traspinedo, y que, a su vez, éste era abastecido por el vecino de Medina del Campo Fernando del V.D, más conocido como 'Nando', un "histórico", según aseguraron en su día fuentes policiales, que trabajaba como enólogo en una bodega de la comarca y que ya fue investigado años antes por tráfico de drogas.

 

Así, el cerco policial se estrechó hasta averiguar que 'Nando', Jorge V.R. y el también acusado David B.R, vecino de Pedrajas, se habían compincharon para adquirir un kilo de cocaína en Valencia para su distribución en Valladolid, para lo cual el primero de ellos se trasladó en la primera semana de junio del pasado año hasta la ciudad del Turia, donde cerró la operación, y al día siguiente regresó a la capital vallisoletana con el propósito de citarse con sus dos supuestos cómplices para la distribución de la mercancía.

 

Sin embargo, la cita fue abortada por la policía, que detuvo a los tres presuntos traficantes y procedió al registro de sus viviendas. En el caso de la vivienda de 'Nando' en Medina, los agentes se incautaron de un kilo de 'coca' por valor de 61.000 euros oculto en un habitáculo creado exprofeso en su vehículo Mercedes, junto con otros 57 gramos de la misma sustancia, 0,72 de anfetamina, 2 gramos de MDMA y otros útiles para la preparación y distribución.

 

De forma simultánea, la policía localizó otras pequeñas cantidades de cocaína y efectos para su manipulación en los registros que, de forma simultánea, realizó en la vivienda de David B.R. en Pedrajas de San Esteban y en las de Jorge V.R. en la capital y Traspinedo, localidad esta última donde descubrió una prensa de 12 toneladas.

Noticias relacionadas