¿Pero entonces qué ocurre con el toque de queda adelantado en Valladolid? Te lo explicamos
Cyl dots mini

¿Pero entonces qué ocurre con el toque de queda adelantado en Valladolid? Te lo explicamos

Las calles de Valladolid, con el nuevo toque de queda. MIRIAM CHACÓN-ICAL

Independiente del veredicto del Supremo, que llegará a mediados de la semana que viene, la Junta apunta a prolongar cierres de hostelería, gimnasios y galerías más allá del 9 de febrero.

¿Qué pasa con el toque de queda adelantado en Valladolid? ¿Se queda, se quita, nos quedamos con el de las 22.00 horas…? Las noticias al respecto, desde la noche del pasado 18 de enero que entró en vigor, se arremolinan casi veinte días después. O al contrario, siguen sin aparecer y estar claras. Durante todos estos días la población vallisoletana, al igual que el resto de la Comunidad, se dedica a cumplirlo de aquella o aquesta manera sin que apenas haya multas o sanciones en la horquilla entre las 20.00 y las 22.00.

 

Hagamos un repaso. Desde el momento en el que la Junta de Castilla y León decretara este adelanto y se diera el enfrentamiento con el Gobierno, que insistió en que el toque se quedara a las 22.00 horas, han pasado casi tres semanas con varios pasos intermedios. El propio Gobierno central reclamó al Tribunal Supremo para que hiciera rectificar al organismo regional, y el órgano jurídico le dio diez días a la Junta para que presentara sus argumentos de defensa.

 

Este plazo de diez días ha concluido este miércoles, momento en el que se ha presentado ese recurso. Obviamente, haber esperado hasta el último día tiene como objetivo apurar el plazo para que, en caso de que el toque adelantado se eche atrás, haber ganado tiempo. La realidad es que diga lo que diga el Supremo, Valladolid y toda Castilla y León ya habrán pasado casi un mes volviendo a las 20.00 horas a casa.

 

¿Por qué un mes? Pues porque desde hoy mismo el Supremo tiene ahora cinco días hábiles para estudiar los argumentos de la Junta y decidir si les da la razón a este organismo o al Gobierno. Cinco días que se traducirán en que, como pronto, la respuesta llegará a principios o mediados de la semana que viene. No hace falta que eche cuentas; cerca de 25 días o, más bien, 25 noches.

 

Lo que está claro es que gane quien gane, también habrá un perdedor. Si finalmente el Tribunal asiente a los argumentos de Castilla y León, el Gobierno y su Estado de Alarma quedarán desautorizados y alguna comunidad más se lanzará al adelanto. Si el OK va para el otro lado, la Junta habrá estado ejerciendo una actividad ilegal durante todo este tiempo.

 

PROLONGACIÓN DE LAS MEDIDAS

En todo caso, y a expensas de este entramado judicial, corre otro cauce importante para las restricciones de Valladolid. No se olvide de que el cierre de gimnasios, centros comerciales y del consumo interior en toda la hostelería de la Comunidad está vigente hasta el próximo 9 de febrero, martes. También otras cuestiones como las reuniones de un máximo de cuatro personas tanto en el ámbito privado como en el público para personas no convivientes.

 

Esto implica que en los próximos días, previsiblemente a comienzos de la semana que viene, llegue un revoltijo de decisiones que afectarán a las posibilidades de las personas en torno a la pandemia. Pese a que se cumplirá un mes de estas duras medidas, y aunque los datos van mejorando en Valladolid, la Junta se muestra partícipe de una nueva prórroga, previsiblemente de otras dos semanas. Aunque habrá que esperar para cerciorarlo.