Pedro Sánchez y Valladolid, una relación que empieza a consolidarse

El presidente del Gobierno en funciones celebra un acto de precampaña este viernes en la Cúpula del Milenio.

Comienza a ser habitual. Pedro Sánchez vuelve a Valladolid para celebrar un acto, esta vez de precampaña. El evento tiene lugar este viernes a partir de las 19 horas en la Cúpula del Milenio, en lo que es el tercer mítin del líder socialista en la ciudad del Pisuerga en menos de un año.

 

Después de varias décadas de dominio del Partido Popular, Valladolid se ha convertido en uno de los feudos del PSOE, como así lo han demostrado los buenos resultados de la formación de la rosa tanto en las elecciones municipales como en las elecciones al Congreso y al Senado. Y ese es uno de los motivos de la evidente atracción que parece sentir el presidente del Gobierno en funciones por la urbe pucelana.

 

Según el alcalde, Óscar Puente, este nuevo acto pone de manifiesto la “importancia que concede” Sánchez a Valladolid a nivel nacional. Además, el político madrileño escogió acudir también a la Cúpula del Milenio el pasado 24 de mayo para cerrar la campaña de los comicios municipales y autonómicos, y apoyar a Puente y Luis Tudanca en sus respectivas ambiciones.

 

Aquélla fue la última vez que Pedro Sánchez acudió a Valladolid para un acto de estas características. El cabeza de la lista más votada en las Elecciones Generales del 28 de abril no hizo acto de presencia durante la campaña a esos comicios, pero la razón parece sencilla de adivinar. Al igual que en la cita de esta tarde, decidió organizar un acto de precampaña, en concreto el 9 de marzo.

 

Esa mañana invernal, el actual inquilino de la Moncloa estuvo acompañado por un millar de simpatizantes, e intervinieron el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, el secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, y la entonces secretaria de la formación de la rosa en la provincia, Teresa López, ahora sustituida por Manuel Escarda.

 

En esa ocasión, Óscar Puente se refirió a Sánchez como la imagen de “lo nuevo y sexy” frente a los otros partidos que han “envejecido a marchas forzadas”. Sexy o no, parece claro que Valladolid seduce a Pedro Sánchez, y el acto de este viernes es un paso más en una relación entre el PSOE y la ciudad del Pisuerga que, a la vista de lo que se extrae de las urnas, pasa por un buen momento.