Pedrajas recoge firmas contra la retirada de la profesora de apoyo en Educación Infantil

El Pleno municipal apoya por unanimidad una proposición para pedir a la Consejería de Educación que dé marcha atrás a la medida. 

El municipio vallisoletano de Pedrajas de San Esteban ha iniciado una campaña de recogida de firmas contra la decisión de la Consejería de Educación de desplazar a otro centro a la profesora de apoyo con la que contaba el centro de educación infantil de la localidad.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, el alcalde pedrajero, Sergio Ledo, ha explicado que el traslado de esta profesional para el curso escolar 2014-2015 viene motivado por la caída en el número de alumnos inscritos para primero de Infantil, si bien ha apuntado que, pese a ello, el centro cuenta con cuatro alumnos que presentan necesidades educativas especiales.

  

En concreto, Ledo ha señalado que al ser el número de matriculados en primero para el próximo curso inferior a 25 -concretamente 23-, el colegio perderá, no sólo la profesora de apoyo, sino también una de las cinco plazas convencionales, con lo que su número pasará a cuatro docentes para los cuatro grupos con que cuenta, lo que supone, a juicio del primer edil, que cuando algún docente se encuentre enfermo o no pueda acudir al centro en una de las clases los alumnos "se quedarán solos".

  

En este sentido, el regidor ha aceptado que el descenso del alumnado implique la pérdida de una plaza de docencia en el centro, pero ha rechazado que se desplace también a la profesora de apoyo, dadas las necesidades de los cuatro alumnos citados, los cuales deberán ser atendidos por la profesional del centro de Educación Primaria del municipio, que se encuentra en otro edificio alejado del de Infantil, lo que generará, a juicio de Ledo, que los menores reciban una "peor" atención.

  

Por ello, desde que el martes 24 llegó la comunicación formal de la Consejería, se puso en marcha en el municipio la campaña de recogida de firmas que previsiblemente este lunes entregará en la Dirección Provincial de Educación una delegación presidida por el propio alcalde.

  

Paralelamente, el pasado jueves el Pleno municipal aprobó por unanimidad de los grupos -PSOE y PP-, una proposición para pedir a la Junta de Castilla y León que derogue esta medida.

Noticias relacionadas