Paz Padilla tiene una gran pena

Paz Padilla (Foto: E. P.)

Paz Padilla se ve en unos años fuera de Sálvame y haciendo teatro.

Paz Padilla y Omar Suárez se toman un café con Semana para destapar algunas anécdotas de la vida privada y profesional de la artista. Dada a huir de la polémica y muy escrupulosa con su intimidad, la presentadora del programa más visto de la tarde -que saca todos los entresijos del resto-, asegura: "Yo sufro mucho por algunos personajes, pero hay otros que negocian y comercializan con su vida personal". De hecho en unos años se ve lejos de su vida actual, estando más tranquila y haciendo teatro.

 

Omar Suárez, uno de los reporteros más preciados de Sálvame, se confiesa reciente amante del café en su sección en la revista Semana. La primera privilegiada ha sido Paz Padilla, de la que es admirador desde muy pequeño.

 

La presentadora se encuentra enfrascada en nuevos proyectos y, visiblemente muy feliz, disfruta de sus vacaciones en familia. Después de una jornada de trabajo muy intensa, Paz Padilla deja a un lado la televisión para descansar y dedicarse a su otra ilusión, su bar Los Tunantes de Villa. "He descubierto que me encanta relacionarme con la gente, atender al público y ganarme al personal", confiesa Padilla.

 

Enfermera de profesión, cumple a sus 47 los sueños más importantes de su vida tales como formar una familia y encontrar su media naranja. Afirma que su marido es un pilar fundamental para ella. Se casó "porque encontró el amor de su vida" y quería celebrarlo rodeado de amigos y la gente que más quiere. La pena de Paz es el envejecimiento de su madre, a la que añora en tiempos jóvenes. Además, le gustaría volver a vivir en Cádiz, algo que tiene pendiente desde hace mucho tiempo y que es el sueño que le queda por cumplir.

 

Si tuviera que elegir, prefiere que su hija no se dedique al mundo artístico y no esté enfocada por los medios como personaje público. Ella debe guiarse por sí misma, pero su madre siempre intenta aconsejarla desde su experiencia y lo mejor que puede. Por este motivo Padilla explica: "Quiero que mi hija siga estudiando y tenga un trabajo serio".

 

Omar hace incapié en su faceta como actriz para preguntarle por Chusa, su personaje ficticio en La Que Se Avecina. Afirma que el papel ha arrasado porque tiene mucho en común con su vida real, una "buscavidas dulce y tierna".