Pasar la ITV en Valladolid se convierte en una pesadilla

Imagen de una larga cola para hacer la ITV. TRIBUNA

Las colas de espera superan los cuarenta días después del Estado de Alarma, hasta mediados de agosto, pese a los esfuerzos de las estaciones

Desagradable sorpresa. Uno se dispone a pedir cita para pasar la ITV de su vehículo, toda vez concluido el Estado de Alarma, y no da crédito a lo que se encuentra ante su ordenador. Las estaciones de ITV de Valladolid saturadas, totalmente inaccesibles, hasta por lo menos dentro de cuarenta días. O lo que es lo mismo, hasta mediados de agosto. Consecuencias directas de coches y coches que no pudieran superarla durante tres meses de encierro.

 

Los dos principales centros en la ciudad, en el Polígono Argales y en el de San Cristóbal, se encuentran en una situación muy similar. Lógico, dado que el que se lleva el susto en uno acude al otro para terminar resignándose. Hasta bien avanzado agosto, nada. Pero esta no es la peor noticia para aquellos que se encuentran en estas.

 

Lo peor es que el Gobierno, en un intento de comprensión, alargó el plazo de las ITV que caducaban durante el Estado de Alarma, dando una cantidad razonable para poder pasarla. Para aquellos que les decaía del 14 al 22 de marzo, 45 días extra desde que se abrieron las estaciones el 19 de mayo. Para los del 23 al 29 de marzo, 60 días. Y así progresivamente hasta la semana del 10 de mayo que desapareció la situación de emergencia. (Puede ver aquí la tabla)

 

¿Y esto por qué? Pues con el objetivo de que el paso por talleres fuera escalonado y estos no se saturaran. Pero nada más lejos de la realidad. Los cuarenta días de Valladolid bien lo demuestran.

 

Aquí viene el principal inconveniente, claro. ¿Y a quienes les caducara, por ejemplo, el 15 de julio y no hubieran pedido cita previa hasta después del Estado de Alarma. Ay, amigo. Casi mes y medio de espera por delante con tan solo un par de semanas de vigencia. En otros municipios cercanos como Tordesillas la lista de espera es menor, de unas semanas, pero no soluciona del todo el problema.

 

ITELEVESA RESPONDE

Por su parte Itevelesa, que gestiona los dos centros de la ciudad de Valladolid, ha querido dar respuesta a todo este entramado solicitando ampliar el horario de ambas estaciones, incorporando además a 45 empleados nuevos. Baste decir la cifra de 200.000 inspecciones desde que reabrieron el mencionado 19 de mayo.

 

“En Valladolid se ha solicitado la ampliación del horario de la estación de Argales con la ‘fórmula de 8 a 8’, de forma que la atención al público sería desde las ocho de la mañana hasta las 20:00 horas”, aseguran en un comunicado.

 

“Una vez autorizada, con esta medida el servicio en la provincia de Valladolid se ampliará y se incrementará la oferta de citas para que los clientes puedan reservar con tiempos de antelación suficiente. El objetivo principal es dar un servicio adecuado a todos los clientes en este momento de especial demanda debido a la situación generada por el COVID19”.

 

¿Se llegará a tiempo para atender todas las peticiones? Quizá ya haya quien esté pensando en dejar aparcado el coche hasta que pueda pasar la pesadilla de la ITV en Valladolid.