Para algo tenía que servir el lazo