Organizaciones transparentes, un nuevo camino a la excelencia

La ponencia ha sido impartida por Beatriz López Consuegra, experta en responsabilidad social y reporting de información no financiera, Manager de Sostenibilidad y Cambio Climático en Pwc.

La Asociación Visión Responsable, fue constituida en Valladolid, en enero de 2013 y tiene como objetivo impulsar el conocimiento, la aplicación y la investigación de la Responsabilidad Social en nuestro entorno, a través de actividades divulgativas, formativas e intercambio de experiencias, con la participación de personas, empresas e instituciones públicas y privadas, líderes en este ámbito.

 

En este propósito de impulsar el conocimiento, la Asociación Visión Responsable ha organizado este jueves una conferencia que bajo el título 'Organizaciones transparentes, un nuevo camino a la excelencia' ha querido dar a conocer la nueva normativa recientemente publicada sobre información no financiera 11/2018 B.O.E. https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2018-17989   en la que se refleja la necesidad y obligatoriedad de la divulgación de información no financiera como base para contribuir o a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad.

 

Ana Antolín, presidenta de Visión Responsable, ha dado la bienvenida a los asistentes y ha agradecido a la ponente su presencia este jueves en Valladolid. Destacó que hay que "profundizar en una cultura sólida de la transparencia""Es uno de los grandes retos que deben abordar con urgencia todas las organizaciones, para mejorar en su buen gobierno, en su aportación a la sociedad y también en su reputación y competitividad".

 

"Para alcanzar o mejorar la transparencia, la comunicación es un aspecto esencial. No hay transparencia sin comunicación: comunicación interna, externa y reporting corporativo", señaló.

 

Por otra parte, en la interesante ponencia a cargo de Beatriz López Consuegra, esta resaltó lo siguiente: “Nos encontramos en un contexto empresarial cada vez más exigente en términos de transparencia y rendición de cuentas, que obliga a las organizaciones a reforzar su relación con los grupos de interés, tanto en lo que respecta a la cantidad de información que comparten con ellos, como a la calidad de la misma, entendiendo calidad como utilidad, completitud, accesibilidad, claridad y veracidad de la misma”.

 

"La transparencia constituye una pieza fundamental en la generación de confianza con los stakeholders, y, aunque históricamente las organizaciones han sustentado este ejercicio de transparencia en su información financiera, se está produciendo un cambio de paradigma motivado por la traslación del valor de las organizaciones hacia los intangibles. Los pilares tradicionales, eminentemente económicos, van perdiendo valor frente a nuevos elementos como el talento, la innovación, las preocupaciones sociales o el medio ambiente, que no dejan de crecer en importancia", continuó.

 

“En esta línea, son muchos los organismos y prescriptores que están publicando guías y estándares para facilitar a las organizaciones la realización de este ejercicio de transparencia siguiendo una metodología que sea trazable y comparable. Asimismo, son muchas las compañías que, queriendo adaptar su comunicación a la realidad actual y a las demandas de sus grupos de interés, están publicando información más 'a medida' de estas demandas, alejándose o no limitándose a esta rendición de cuentas más estándar y recurriendo a otros modelos de diálogo y compartición de información”, dijo.

 

“No obstante, si bien en los últimos años la cantidad y calidad de la información no financiera ha dado importantes pasos hacia adelante, los grupos de interés siguen sin percibir que este ejercicio satisfaga sus demandas de información tanto en cantidad como en calidad, lo que limita su capacidad para tomar decisiones fundamentadas sobre las organizaciones. En este contexto, la legislación está sufriendo modificaciones sustanciales que empujan hacia un reporting más efectivo y transparente”, expresó.

 

Beatriz ha subrayado que “el ejemplo más reciente es la nueva Ley 11/2018 de Información no Financiera y Diversidad, que obliga a determinadas organizaciones a la publicación y verificación de información cualitativa y cuantitativa sobre su gestión y desempeño en materia ambiental, social y laboral, de derechos humanos, de corrupción y soborno e información sobre la sociedad en la que opera.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: