Opel Grandland X: un nuevo rival para el Nissan Qashqai

La compañía alemana de automóviles, propiedad del Grupo PSA desde el pasado mes de marzo, continúa con su ofensiva de producto. En este caso, nos avanza el lanzamiento de un nuevo SUV compacto de casi 4,5 metros de largo. Llegará a los concesionarios en otoño.

Opel necesitaba en su amplia gama de productos un SUV compacto para competir en uno de los segmentos que más protagonismo tiene en Europa, el de los SUV. Desarrollado sobre la base del Peugeot 3008, el Grandland X tiene una carrocería que mide 4.477 milímetros de largo, 1.844 milímetros de ancho y 1.636 mm de alto.

 

En su habitáculo encontramos un panel de instrumentos y una consola central con pantalla táctil, que están claramente colocados y alineados horizontalmente con el conductor. La consola tiene tres filas de controles horizontales para un acceso rápido e intuitivo a las funciones multimedia, climatización y control del chasis.

 

Su maletero, que ofrece una capacidad de 514 litros, puede ampliarse hasta los 1.652 litros si se abaten los respaldos de los asientos posteriores.

 

Para obtener el mejor comportamiento en todo tipo de superficies, el Grandland X equipa un control electrónico de agarre opcional Grip Control que, especialmente con los neumáticos M & S, garantiza la tracción superior en diversas situaciones.

 

Si entramos en el terreno del equipamiento, el nuevo SUV de Opel ofrece una amplia gama de dispositivos para disfrutar de una conducción segura; Control de Crucero Adaptativo con detección de peatones y frenado automático de emergencia, Alerta de Somnolencia del Conductor, Asistente Avanzado de Aparcamiento y Cámara de visión 360° entre lo más destacable. Tampoco van a faltar elementos de confort, como el volante calefactable, la calefacción de los asientos delanteros y traseros o un portón trasero que se abre con un simple movimiento del pie