Odisea por la niebla: De Valladolid a Barcelona en autobús después de que se cancele su vuelo

Un fallo en el mantenimiento en las luces de la pista de aterrizaje provoca el caos en el aeropuerto de Villanubla.

La niebla ha causado estragos la tarde del domingo en el aeropuerto Villanubla. Varios vuelos con destino Barcelona han tenido que ser cancelados debido a las condiciones meteorológicas… y a la falta de equipamiento para combatirlas.

 

El que más inconvenientes ha causado a sus viajeros ha sido el que tenía su hora de despegue fijada a las 13:30, operado por Ryanair. Y no han sido pequeños esos inconvenientes.

 

Según cuenta Paula, una de las afectadas, los pasajeros del citado vuelo dejaron el equipaje sin problemas, pero fue en la sala de espera cuando se enteraron de que seguramente no podrían volar. Desde Ryanair aseguran que no les daban más explicación que la de que el mantenimiento de las luces de la pista de aterrizaje del aeródromo vallisoletano, algo que es competencia de AENA. “Según nos han dicho, llevan dos meses sin arreglarlo, es cosa de la pista de aterrizaje, para despegar no había problemas, pero el asunto es que no ha podido aterrizar el avión que nos debía llevar a Barcelona”, comenta Paula. “Ya ha pasado con este tema de la niebla lo mismo la semana pasada pero al final levantó, y pudieron salir, aunque a las 6".

 

Los afectados pertenecen a dos vuelos, uno operado por Vueling y otro por Ryanair. El avión de Vueling ha estado sobrevolando Villanubla hasta las 5 y media de la tarde, pero al no poder tocar tierra ha tenido que darse la vuelta. Los pasajeros de esta compañía han sido recolocados en un autobús destino Madrid, y desde allí han podido volar a Barcelona.

 

Pero las verdaderas complicaciones las han sufrido los viajeros del trayecto de Ryanair. Según explica Paula, la compañía no tenía por qué, nos ha hecho un favor porque la culpa en teoría es del aeropuerto, pero no nos han explicado nada. Nos han puesto un autobús hasta Madrid, allí haremos noche en un hotel, y mañana saldremos también en autobús hasta Barcelona. Pero quien nos ha contado esto es el autobusero”.

 

Así, con este plan de viaje, es posible que lleguen a Ciudad Condal casi 24 horas después de lo que deberían haber llegado. “El comportamiento de la gente ha sido ejemplar pese a todo”, destaca Paula.