Ocho razones por las que deberías comer aguacates

Aguacate

Son pocas las personas a las que no les gusta el aguacate, un alimento que solemos tomar en muchas de nuestra comidas. Pero, ¿sabías que no es una verdura sino una fruta?

Originaria de Latinoamérica, la mejor época para su consumo es entre mayo y noviembre. Pero, como sucede con otras frutas, la estacionalidad depende de la variedad. El aguacate es una de las excepciones y es que, atendiendo a su composición nutricional, es una fruta rica en grasa, lo que hace que su valor calórico sea más elevado en comparación con otras frutas. 

 

Además podemos aportar hasta 8 razones más por las que es conveniente consumir con asiduidad aguacate frente a otro tipo de grasas:

 

1.-  Es rico en grasa monoinsaturada del tipo ácido oleico (la misma grasa que predomina en el aceite de oliva, la conocida como 'grasa buena') y representa un 72% de su contenido en grasas totales.

 

2.- Son numerosos los estudios que evidencian que el consumo moderado de alimentos ricos en ácido oleico ayuda a reducir los niveles plasmáticos de colesterol total y de su fracción LDL (el conocido como colesterol 'malo'), así como el control de los triglicéridos, por lo que es un alimento recomendable en caso de riesgo cardiovascular.

 

3.- Suma su riqueza en fibra, un nutriente capaz de aumentar la sensación de saciedad y ayudar a la regularidad intestinal, por lo que las personas con estreñimiento también se pueden beneficiar del consumo moderado de aguacate.

 

4.- Aporta cierta cantidad de minerales como el magnesio y el potasio. Además, su bajo contenido en sodio y su alta cantidad de potasio lo convierten en una buena elección para aquellas personas con hipertensión arterial.

 

5.- Otros componentes destacables del aguacate son las vitaminas y la que más sorprende es la vitamina E, ya que ésta suele encontrarse en los aceites, pero no así en las frutas. Gracias a su contenido en vitamina E y a otros componentes bioactivos, como la luteína o las personas, el aguacate es un alimento que protege a las células del estrés oxidativo, es decir, del envejecimiento prematuro de las mismas. También destaca su aporte en vitamina B6, indispensable para el normal funcionamiento del sistema nervioso y de la síntesis de neurotransmisores.

 

6.- ¿Engorda el aguacate? No se puede afirmar que 'el aguacate engorde' porque no existe ningún alimento que, de forma aislada, aumente el peso corporal. Es el total de las calorías ingeridas procedentes de todos los alimentos, así como la forma de cocinarlos y la inactividad física, lo que está detrás de la elevada prevalencia de exceso de peso. Tampoco se trata de comer aguacate a diario si este consumo no lleva asociado la disminución del consumo de grasas saturadas.

 

7.- Así, en una dieta de control de peso no se quitan todas las grasas, por lo que alimentos que aportan grasas saludables como el aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos se pueden consumir con moderación. Para ello, es necesario que un dietista-nutricionista diseñe un plan personalizado y nos quite de la cabeza la errónea idea de que existen alimentos malos.

 

8.- Sobre la forma de consumirlo, la más frecuente y más fácil es en crudo y de temporada. También recuerda que puede consumirse en forma de pasta en el guacamole mexicano, puede formar parte de todo tipo de ensaladas, presentarse relleno o formar parte de un bocadillo saludable. 

 

CÓMO ELEGIR Y CONSERVAR EL AGUACATE

 

A la hora de elegir un buen aguacate, la piel no debe presentar fisuras ni golpes. Se sabe que está maduro y listo para su consumo si al agitarlo se nota que el hueso se mueve, o si la pulpa cede con una leve presión con el dedo.

 

El aguacate, como todas las frutas, es especialmente sensible a la oxidación cuando es pelado. Así, cuando la pulpa del mismo entra en contacto con el aire se oxida confiriéndole un color más oscuro, y provocando cierta pérdida de nutrientes sensibles al oxígeno, como por ejemplo la vitamina C.

 

Hay varios trucos para conservar el aguacate una vez pelado o troceado. El primero es frotar con un limón abierto la pulpa del aguacate para retrasar su oxidación, y luego conservarlo en el interior de un recipiente hermético, o con papel film, de tal modo que su superficie no entre en contacto directo con el aire.

 

Otro truco curioso es la conservación de alimentos perecederos gracias a los flavonoides contenidos en la cebolla morada, denominados 'antocianinas'