Obstáculos fijos y móviles en zonas peatonales, y control de aforo: la seguridad de Valladolid en Fiestas

A. MINGUEZA

Ni Óscar Puente ni Luis Alberto Gómez, subdelegado del Gobierno en la provincia, han querido dar detalles del operativo.

La Policía Municipal de Valladolid y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pondrán en las calles de la ciudad durante las próximas Fiestas de la Virgen de San Lorenzo, que arrancan mañana viernes 1 de septiembre, un dispositivo "muy importante" que incorporará medidas como la instalación de obstáculos "fijos y móviles" para impedir "lo que todo el mundo tiene en mente", como ha apuntado el alcalde de la ciudad, el socialista Óscar Puente.

 

El Ayuntamiento de Valladolid ha acogido este martes la reunión de la Junta Local de Seguridad con motivo de los festejos patronales de Valladolid -del 1 al 10 de septiembre-, a la que han asistido, entre otros responsables, el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Luis Alberto Gómez Iglesias.

 

Ambos representantes han reiterado en numerosas ocasiones un mensaje de "tranquilidad" a la ciudadanía para que, como ha subrayado Puente, se dediquen a divertirse durante las fiestas porque "para velar por su seguridad ya están las fuerzas y cuerpos de seguridad". Eso sí, no han querido dar excesivos detalles sobre el número de efectivos o los lugares en los que se tomarán medidas excepcionales porque "quien quiera intentar hacer algo, no debe saberlo", como ha recalcado el regidor.

 

Las medidas más novedosas serán la restricción del acceso de vehículos a determinadas zonas mediante la instalación de elementos fijos y móviles "para impedir lo que todo el mundo tiene en mente" -en referencia a posibles acciones con furgonetas o camiones- aunque no ha especificado qué tipo de objetos se colocarán y en qué puntos. "Los ciudadanos no necesitan saber donde están porque no les van a molestar", ha justificado Óscar Puente.

 

CONTROL DE LOS ACCESOS AL CENTRO Y A LA CIUDAD

 

Otra medida más novedosa es el control "detallado" de los vehículos que van a trabajar en la Feria de Día y en la organización de eventos. Mientras tanto, como ha apuntado el subdelegado del Gobierno, la Guardia Civil realizará controles de acceso a la ciudad en las diferentes carreteras que llegan a Valladolid, pues ha recordado que la ciudad "no es una isla".

 

Luis Alberto Gómez Iglesias ha explicado que la situación de alerta terrorista se mantiene en nivel 4 desde junio de 2015 por lo que la mayor parte de medidas de seguridad ya se habían tomado en años anteriores.

 

Como ha explicado el subdelegado del Gobierno, las distintas administraciones y organismos de seguridad ciudadana han coordinado su trabajo de prevención y organización de tal modo que, gracias a un "gran trabajo" de Protección Civil, se ha determinado tres niveles de riesgo que presentarán los distintos puntos de la ciudad, las situaciones que se pueden dar y las medidas oportunas para responder a las emergencias que surjan.

 

El nivel uno de riesgo existirá en la Plaza Mayor, en el Recinto Ferial y en el paraje del Caño Hondo, donde se llevan a cabo las tiradas de fuegos artificiales.

 

Todo ello se coordinará con una sala única, al igual que en los dos años anteriores, lo que permitirá a las fuerzas y cuerpos de seguridad estar centralizados "en un único punto de mando". Entre las medidas que se tomarán, se ampliará el control de accesos a la Plaza Mayor, donde, en los momentos en los que se prevea mayor afluencia, se permitirá la entrada exclusivamente por la calle Ferrari y con vigilancia policial.

 

En los dos años anteriores se había optado por este operativo el día del desfile de peñas y el pregón y en el concierto de John Newman celebrado en 2016, pero Puente ha asegurado que este año se prevé que en más días pueda llenarse el aforo del ágora vallisoletana.

 

Además, como en los últimos años, se cortará al tráfico en la esquina de la avenida de Salamanca con la plaza del Poniente a partir de las 20.00 horas los viernes, sábados y domingos para impedir la circulación del tráfico privado en los viales más próximos a la Plaza Mayor.

 

En este sentido, Óscar Puente ha apuntado que si se mantiene la huelga convocada por el Comité de Empresa de Auvasa, que reduciría de manera importante el número de autobuses entre las 21.00 y las 23.00 horas todos los días de las Fiestas, conllevará "dificultades" para controlar tanto la seguridad del tráfico, por que la gente recurrirá en mayor medida el vehículo privado, y también la ciudadana.

 

"NO PUEDO RECOMENDAR EL USO DEL TRANSPORTE PÚBLICO"

 

De hecho, Puente sólo ha recomendado a los ciudadanos que vayan a pie, pues ha reconocido que no puede hacer un llamamiento al uso del transporte público porque los sindicatos han planteado esa huelga.

 

Aunque ninguno de los dos representantes ha querido detallar el número de efectivos que compondrán los operativos de seguridad, Puente ha subrayado que será "muy importante" e incluso ha ironizado con que serán "un montón, una 'jartá'" de agentes.

 

Gómez Iglesias sí que ha especificado que, en los puntos de mayor riesgo y en los lugares con aglomeraciones de personas el dispositivo correrá a cargo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) "porque saben cómo intervenir para dar respuesta a situaciones de urgencia" y se contará con efecitivos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) para casos que requieran "respuesta rápida".

 

Tanto Puente como Gómez Iglesias han recordado la importante labor previa de información por parte de los especialistas de Inteligencia y Extranjería cuerpos de seguridad del Estado, así como las acciones preventivas por parte los TEDAX, el grupo de Subsuelo y la Unidad Cinológica, como ha apuntado el Subdelegado. Además, se ha reforzado la Policía Judicial, estarán abiertas todas las comisarías.