Objetivo: mantener a raya los triglicéridos

GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / UDRA

Lo que almacenan las células constituyentes del tejido adiposo, que son las que conforman la grasa, son los triglicéridos.

Muchas veces al acudir al médico y solicitar un análisis siempre piden conocer cuál es el nivel de triglicéridos en sangre pero, ¿qué son? ¿Por qué es importante mantenerlos a raya?

 

En concreto, se trata de la forma más eficiente que tiene el organismo de almacenar energía: esto es, en forma de grasa. Pues bien, lo que almacenan las células constituyentes del tejido adiposo, que son las que conforman la grasa, son los triglicéridos.

 

Desde un punto de vista bioquímico sería la unión de tres ácidos grasos a una molécula de glicerina (o glicerol), explica la Consejería de Sanidad de La Rioja, que añade que para que la grasa llegue a constituirse como depósito de energía es preciso su transporte previo por la sangre. “La concentración de esos triglicéridos que están siendo transportados por nuestra circulación son los triglicéridos que aparecen en nuestros análisis de sangre”, precisa.

 

En circunstancias normales, vienen de los ácidos grasos que absorbemos a través del intestino procedente de los alimentos, y de los que el hígado es capaz de elaborar. “Los triglicéridos pasan a la sangre desde ambos órganos, siendo transportados por unas proteínas especialmente diseñadas para ello: las lipoproteínas”, añade.

 

En una entrevista con Infosalus, el endocrino del Hospital Quirónsalud de Valencia, el doctor Pablo Abellán, explica que se trata de una sustancia similar a la grasa, que se encuentra en la sangre, y que determinadas personas presentan niveles muy elevados, lo que se conoce como hipertrigliceridemia.

 

Aunque los triglicéridos se pueden tener muy elevados por causas genéticas, la mayor parte de las ocasiones es debido a factores secundarios, según precisa Abellán, como el hecho de padecer obesidad, diabetes, estar embarazada, por alteraciones hormonales, o por ejemplo porque falte la hormona tiroidea, por tomar anticonceptivos, por la toma de algunos fármacos o incluso por alteraciones del riñón.

 

Según alerta, los triglicéridos representan un factor de riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, por ejemplo un ictus, aunque a una magnitud inferior. Por otro lado, un nivel alto de esta sustancia en sangre puede provocar una pancreatitis, una inflamación del páncreas, que cursa con dolor abdominal importante, y que somete al sujeto que la padece a un alto riesgo de morir en poco tiempo si existen complicaciones.

 

Por ello, el experto aconseja mantenerlos a raya y controlarlos a través de una simple analítica de sangre, para la que recomienda un ayuno previo de unas 8 o 10 horas. Los niveles normales en sangre se encuentran en los 150 mg/dl. Se considera que están ya elevados por encima de los 200 mg/dl y ya se consideran niveles muy altos a partir de los 500, una situación que, a su juico, implica gravedad y un alto riesgo de padecer pancreatitis.

 

CONSEJOS PARA MANTENERLOS A RAYA

El endocrino y también profesor en la Facultad de Medicina del CEU de Castellón señala que es posible mantenerlos a raya a través del cambio de una serie de hábitos y, si por ejemplo se es obeso, estos niveles se reducirán si se baja el peso, mediante la práctica de ejercicio y con el cambio de dieta. “Bajar un 5-10% del peso equivale a reducir un 20-30%, y en ocasiones normalizar, los niveles altos de triglicéridos”, indica la Consejería riojana.

 

Por otro lado, si se es diabético se aconseja mantener el azúcar bien controlada, y a nivel general se ve conveniente evitar las bebidas y los alimentos muy azucarados, además de no seguir una dieta rica en hidratos de carbono y harinas refinadas, evitando los zumos de fruta, los dulces o el pan blanco, evitar el consumo excesivo de queso, de carne roja, el consumo excesivo de aceites vegetales; “y lo más importante limitar el alcohol sobre todo en aquellas personas con niveles de triglicéridos por encima de 500 porque se corre el riesgo de tener pancreatitis”.

 

Asimismo, Abellán subraya que a las personas con un alto riesgo cardiovascular se les suele aconsejar la toma de fármacos llamados fibratos, que reducen de forma considerable los niveles de triglicéridos en sangre. También Abellán ve importante controlar la tensión arterial, dejar de fumar, o tener bien controlada la diabetes.

 

Las personas que presentan un alto nivel de triglicéridos, según recuerda el endocrino, también suelen padecer de colesterol, siendo recomendable en estos casos las ‘estatitas’, un fármaco que funcionaría para bajar ambos parámetros. A su vez, dice que es útil emplear ácidos grasos omega 3 a partir de preparados en farmacia con receta.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: