Nuevo revés del Ponce Valladolid

Cecilia Aldecoa, con el balón

Las de Chuchi Fernández sufrieron una derrota en los instantes finales después de llevar gran parte del partido el marcador a favor. Los errores en los tiros libres, claves.

La competición de Liga Femenina 2 no hace favores a nadie. La igualdad es máxima y son los pequeños detalles los que decantan la balanza a favor de un equipo u otro. Esta vez, Ponce Valladolid volvió a caer derrotado (53-55) en un choque con marcador apretado, pero que tuvo al conjunto local mandando gran parte del encuentro. Solo fue en el último tramo del mismo cuando Juventud Les Corts dio un golpe sobre la mesa para llevarse la victoria hasta Barcelona.

 

El choque empezó igualado, con un 2+1 de Samaria Howard para abrir el marcador. Unos primeros minutos de tanteo, con Les Corts con tres puntos de diferencia a favor, que pronto fueron revertidos por las chicas de azul gracias a las penetraciones de Lovett y Howard, muy acertadas en su búsqueda del aro en este primer cuarto. Además, Alejandra de la Fuente y Selbe Toure aparecieron en los rebotes ofensivos para dar una ventaja de cuatro puntos (17-13) al final del primer periodo.

 

La ventaja no hizo más que crecer a favor de Ponce en el segundo cuarto, principalmente gracias a la defensa, ya que Ponce Valladolid solo encajó 11 puntos. La tensión e intensidad iban apareciendo y ambos conjuntos cometieron varias pérdidas en ataque, aprovechadas por el rival para anotar. Una vez más, el rebote vallisoletano fue capital para conseguir los 8 puntos de ventaja con los que se llegó al descanso (32-24). Un rebote que paulatinamente fue desapareciendo, afectando en el devenir del choque.

 

Tras el paso por los vestuarios Juventud volvió a subir una marcha y se colocó a tan solo seis puntos, mediado el tercer cuarto (39-33), pero Ponce Valladolid no se achantó y consiguió la mayor renta del choque, diez puntos de distancia a favor (43-33). En este tercer cuarto apareció Sophie Diongue con seis puntos y dos rebotes ofensivos, un buen hacer que llevó a dicha ventaja. Sin embargo, Juventud consiguió recortar la misma de vuelta a los seis puntos, llegando al último periodo con todo por resolverse.

 

Un último cuarto que pesó a Ponce Valladolid. Las visitantes tiraron de experiencia y veteranía, recortando poco a poco la diferencia, hasta igualarla justo en el ecuador, con cinco minutos por jugarse (50-50). Un partido nuevo, tras todo el esfuerzo realizado por Ponce Valladolid para llegar con ventaja. Juventud estuvo más acertado en los compases finales, en los que cada punto se peleó con sangre y sudor.

 

Los tiros libres fallados por Ponce Valladolid y los anotados por las visitantes fueron determinantes. El triple en el último minuto de las catalanas fue la puntilla para el conjunto de Chuchi Fernández que, a pesar de todo, pudo empatar el encuentro y mandarlo a la prórroga con tan solo dos segundos restantes. Lovett tomó la responsabilidad de penetrar y buscar la igualada, consiguiendo una falta y los consiguientes tiros libres. Un seguro de vida desde la línea de personal que, esta vez, no acertó.

 

Victoria, al final, de las visitantes (53-55), que celebraron sobre el parqué del Lalo García; mientras que Ponce Valladolid vuelve a quedarse con la miel en los labios. Y aunque el objetivo de la permanencia se presente muy complicado, el sinsabor de la derrota no afectará a un vestuario que continuará su lucha por, de momento, vencer el próximo encuentro. Rendirse no está en el ADN de Ponce.