Nueve temerarios fueron ‘cazados’ en 2015 por conducir a más de 110 km/hora en Valladolid

Nueve conductores fueron 'cazados' a más de 110 km/hora en Valladoldi en 2015. JUAN POSTIGO

El límite establecido en ciudad es de 50 km/hora, por lo que la Policía Municipal llevó el caso al Juzgado. El más veloz fue de 125 km/hora junto al Monasterio de San Lorenzo.

Fitipaldi es capaz de aparecer donde quiere, también en Valladolid. O por lo menos eso se deduce de los nueve conductores temerarios que fueron ‘cazados’ a lo largo de 2015 por la Policía Municipal circulando con su vehículo a más de 110 km/hora por la ciudad, una auténtica barbaridad teniendo en cuenta que el límite establecido en todo el círculo urbano es de 50 km/hora. Hasta nueve personas con complejo de piloto que acabaron con su caso directamente en mano de la Fiscalía de Valladolid, tal y como manda la Ley.

 

“Se mandan a Fiscalía y al Juzgado cuando superan en 60 kilómetros por hora la velocidad establecida”, comenzó explicando este viernes la intendente de Policía Local, Julia González, en la presentación de la memoria anual de 2015. “Estos casos van a Fiscalía a los efectos oportunos, porque puede ser constitutivo de delito”. Lógico, por el peligro que entrañan estas conducciones.

 

¿Y cuáles fueron los más veloces? Pues la palma se la llevó el ciudadano que circuló a 125 km/hora en la subida del Monasterio de San Lorenzo y la plata se la llevó otro a 122 en la Avenida de Gijón, si bien los siguientes se dieron en Isabel La Católica, el Camino del Cabildo o en la Avenida de Zamora. “En cualquier momento se cruza un niño, un mayor o cualquiera y provoca un accidente, esto es peligrosísimo, por eso lo penaliza así el Código Penal”, justificó González.

 

MULTAS POR RADARES

 

Pero son muchos los números que ha desvelado la nombrada memoria de la Policía Municipal de 2015, más allá de los mencionados conductores alocados. Los radares fijos de Valladolid impusieron a lo largo y ancho de 2015 hasta 33.853 sanciones. Los controles pasaron de 633 en 2014 a 519 en 2015, algo que la jefa justificó en que este año ha habido más reparaciones en vehículos de la autoridad y por tanto han podido salir menos.

 

Los radares de foto rojo, aquellos que sancionan cuando un vehículos se salta un semáforo, pasaron de 2.778 de 2014 a los 3.010 en el año pasado, en parte debido a la instalación del nuevo en la Plaza de Colón. Por último, el multa móvil, el vehículo móvil de la Policía que sanciona fotografiando a los mal estacionados, pasó de 7.923 a 4.032, debido a la “concienciación y sensibilización social”.