Novelas a orillas del Pisuerga

Algunos escritores han utilizado a la capital de Castilla y León como escenario de sus obras.

Valladolid, tan antigua como histórica, es protagonista de muchas novelas. Sus calles han vivido sucesos a lo largo del tiempo que han dejado huella. El ambiente que desprende la ciudad no ha pasado desapercibido para algunos escritores que han utilizado a la capital de Castilla y León como escenario de sus obras. Historias de crímenes, de momentos que marcaron el trascurso de España, de ficción y de amor se pierden entre las teclas de los novelistas que ensalzan a Valladolid en sus líneas.

 

‘MEMENTO MORI’ CÉSAR PÉREZ GELLIDA

 

 

Durante los últimos meses del año 2010, un asesino en serie campa a sus anchas por las calles de Valladolid, como consecuencia, una joven ecuatoriana es asesinada. Ramiro Sancho, inspector de policía de la ciudad, será el encargado de investigar el caso.

 

El escritor, licenciado en geografía e historia en la Universidad de Valladolid, recibió el Premio Racimo de Oro de Literatura en 2013 gracias a esta obra que muestra una ciudad a la que no estamos acostumbrados.

 

“Que se sitúe en Valladolid y el toque de misterio que muestra, hace que el libro se te pegue a la mano y se devore con ansia”, ha explicado una lectora.

 

‘EL HEREJE’ MIGUEL DELIBES

 

 

A través de las peripecias de Cipriano Salcedo, Delibes traza un retrato del Valladolid de la época de Carlos V. El mismo día que Martín Lutero fijó sus novelas y tesis contra las indulgencias en la puerta en  la iglesia de Wittenberg, nació en la villa de Valladolid el hijo de don Bernardo Salcedo y doña Catalina Bustamante. Esa coincidencia marcaría su fatal destino.

 

Este libro, por el cual no es necesaria destacar la grandeza de su autor, indaga en las relaciones humanas en toda su complejidad. Un canto a la tolerancia y la libertad de conciencia. Una historia de hombres y mujeres que luchan contra ellos mismos y la época que les tocó vivir.

 

‘LA ESPÍA DEL EMPERADOR’ LUIS TORRECILLA HERNÁNDEZ

 

 

La historia cuenta con personajes reales que vivieron en la Castilla de las Comunidades que a punto estuvo de troncar la política del emperador Carlos V. Pretende dar respuesta a la incógnita histórica sobre porqué los comuneros de Castilla fueron derrotados en Villalar. A través de una ficción documentada el autor cuenta una de las grandes verdades de la historia de la provincia de Valladolid.

 

“Esta novela tiene como objetivo recrear una época llena de intrigas, donde crecen los rumores y las sospechas. Un periodo de tiempo donde la información y el dinero apuntalaban la política y donde surgieron personajes complejos y decisivos” ha señalado Torrecilla.

 

‘EL MANUSCRITO DE HOMERO’ ÁNGEL MARÍA GONZÁLEZ ALFONSO

 

 

En esta obra, el autor juega con el misterio y la psicología en una obra ambientada en las calles de Valladolid. La vida monótona de Daniel Cuadrado, el joven protagonista, se verá alterada cuando recibe de manos de un anciano un enigmático manuscrito de la Odisea. La promesa de un tesoro y una amenaza de muerte harán que Daniel se vea atrapado en una peligrosa búsqueda: la clave de unos acertijos que le hagan avanzar en una partida a todo o a nada contra un desconocido rival que no tendrá escrúpulos a la hora de asesinar.

 

“Es un libro que tiene 341 páginas repleta de misterio, amor, intriga y valores. No le falta nada. No encuentro palabras para expresar todo lo que trasmite esta lectura. Meda la sensación de que, cualquier cosa que escriba, no le va a hacer justicia”, ha explicado Sandra, una lectora del manuscrito de Homero.

 

‘LA CAPITAL DEL DOLOR’ FRANCISCO UMBRAL

 

 

A partir de tramas juveniles, Umbral muestra el ambiente que se vive en Valladolid antes y después de la Guerra Civil, los diferentes pensamientos de sus habitantes, los partidos políticos, la su sublevación, las ejecuciones y la represión.

 

“Es sobrecogedor en el pleno sentido de la palabra. Me ha fascinado  la forma en que Umbral construye metáforas que ponen los pelos de punta. Su obra es impecable”, ha contado Miriam Alonso, crítica literaria en su blog personal.

 

‘LA CONSPIRACIÓN DE YUSTE’ VÍCTOR FERNÁNDEZ  CORREAS

 

 

El emperador Carlos V, tras la muerte de su madre, decide volver a España para ser legítimo rey. Éste, se retira al Monasterio de Yuste, en el norte de Extremadura, para esperar su mandato. El emperador, que esperaba tener paz en su retiro, la verá alterada por dos luteranos de Valladolid que intentarán acabar con su vida.

 

Este autor, que también es periodista, ganó en 2000 y 2001 el Certamen de Relato Corto de Valverde de la Vera (Cáceres) y el Primer Certamen de Relato Corto Princesa Jaraíz.

 

 

‘LOS OJOS DE DIOS’ RAFAELA CANO

 

 

La Inquisición celebra el Valladolid un auto de fe para frenar el avance de las ideas luteranas. Entre los inquisidores se encuentra Fray Hernando, un dominico experto que, creyéndose elegido por Dios para erradicar la herejía, se traslada desde Extremadura para colaborar en las causas.

 

La lucha para que un documento que podría poner en peligro su vida no salga a la luz, el odio que siente hacia Beatriz Alarif, una joven que no fue quemada en la hoguera y el rechazo que le produce la vida disipada del caballero don Luis Zapata, guiará su vida.

 

“Es una novela interesante que engancha desde el primer capítulo y no puedes dejar de leer. Se trata de un libro muy agradable a la lectura, con unas descripciones y una ambientación destacables”, ha destacado David López, un lector de esta historia.

 

‘MISTERIOSO ASESINATO EN LA CASA DE CERVANTES’ MIGUEL ESLAVA

 

 

A las puertas de la casa de Cervantes ha aparecido el cadáver del hidalgo Gaspar de Ezpeleta, que ha sido apuñalado. Una vecina acusa al escrito y a sus hermanas que acaban encarcelados y, la duquesa de Arjona, admiradora de Cervantes, requiere los servicios de una investigadora para que descubra la verdad. A través de una trama detectivesca, el autor hará una radiografía de la España del Siglo de Oro, además de reafirmar la figura de la mujer ante un mundo totalmente masculinizado.

 

La lectura, además de enriquecernos, también beneficia a la salud de nuestro cerebro. Para que se mantenga saludable es necesario ejercitarlo. La lectura estimula la actividad cerebral y fortalece las conexiones neuronales. Nada como leer. Tumbado en el sofá, en la piscina, esperando al autobús o en los quince minutos de descanso que aprovechas para tomar un café.