“Nos ha tocado gestionar la Universidad en el tiempo más complicado en decenios”
Cyl dots mini

“Nos ha tocado gestionar la Universidad en el tiempo más complicado en decenios”

El rector de la Universidad, Antonio Largo Cabrerizo, analiza cómo ha sido el curso 2020-2021 en el que “no se han producido contagios en las aulas” y desgrana las principales líneas de trabajo del próximo año.

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo, en su despacho. JAG

Antonio Largo Cabrerizo es el rector de la Universidad de Valladolid. Casi con el curso ya finiquitado y planificando el 2021-22, recibe a Tribuna Valladolid en su despacho en la zona noble del siempre sorprendente Palacio de Santa Cruz. En esta entrevista desgrana cómo ha resultado este año especialmente difícil y los planes de futuro. Cree que el curso se ha superado con “buena nota”, esgrime que no se han detectado contagios en los aulas de la Universidad y destaca que se han aprendido algunas “lecciones” de esta situación extraordinaria en la que se apostó por una presencialidad “segura”. Largo Cabrerizo es claro y dice que la UVa no tiene la vocación de convertirse en una Universidad online.

 

PREGUNTA. Termina el segundo ‘curso Covid’ en la Universidad de Valladolid ¿qué balance hace?

RESPUESTA. Desde el punto de vista estrictamente académico, en la Universidad de Valladolid el curso se ha superado con muy buena nota. El objetivo que nos marcamos lo hemos superado, porque en septiembre del pasado año todos teníamos unas incertidumbres tremendas y todo estaba muy difuso. No obstante, la apuesta que hicimos por la presencialidad segura se ha desarrollado en la mayoría de los casos, mientras que en otros cursos -por el número de alumnos- hubo que aplicar la fórmula bimodal. Estamos satisfechos por el resultado y podemos decir no se han producido contagios en las aulas; la comunidad universitaria ha respetado muy bien el protocolo fijado y la docencia se ha desarrollado con bastante normalidad dentro de la situación. Ha sido un trabajo duro para configurar horarios, preparar aulas, medios tecnológicos, pero el balance es muy positivo.

 

P. ¿Ni un solo contagio en las aulas?

R. No. Diariamente reportamos a epidemiología todos los casos que nos llegaban, tanto de los profesores, como el resto de la plantilla y de los estudiantes. Epidemiología nos evaluaba y nos marcaba por dónde habían podido llegar los contagios. Tuvimos un brote en el Alfonso VIII que afectó a una treintena de estudiantes, aunque el estudio que nos hicieron se desveló que el origen había sido en contactos sociales extrauniversitarios. Pasamos ese brote y ya no hubo que lamentar ninguna incidencia más.

 

P. Si hace tres años cuando tomó posesión le dicen que su mayor preocupación es que los alumnos acudieran a clase en condiciones seguras…

R. (Sonrisa) Nadie se pensaba hace tres años que tuviéramos que pasar por una experiencia de este tipo. La mayoría de las veces uno no puede elegir las condiciones en las que le toca desarrollar su vida y a nosotros nos ha tocado gestionar la Universidad en el tiempo más complicado, seguramente, en decenios. Yo tuve que decretar el cierre de las instalaciones universitarias… si eso me lo dicen cuando tomé posesión…

 

P. ¿Qué lección saca la Universidad de esta experiencia tan tremenda?

R. Yo me quedaría con dos cuestiones. En primer lugar, que cuando la comunidad universitaria se une alrededor de un objetivo común somos capaces de solventar cualquier dificultad que nos pongan en el camino. La segunda lección que nos llevamos es que hemos tenido que acudir a nuevos modelos de docencia, a herramientas tecnológicas que han venido para quedarse, aunque para nosotros son un refuerzo porque la nuestra es una Universidad presencial, en la que seguimos apostando por el contacto con los estudiantes.

 

"No hemos tenido contagios dentro de las aulas"

 

P. ¿La docencia online sustituirá a la presencial en la Universidad de Valladolid?

R. No. Como digo será un complemento, pero nunca sustituirá a la docencia presencial. No tenemos vocación de ser una Universidad online; creemos en el valor de la formación donde el maestro-profesor interactúa con el estudiante para acompañarle, para fomentar su espíritu crítico, para aumentar su formación y para que los propios alumnos colaboren entre sí.

 

P. En esa apuesta por la presencialidad, a lo largo del curso se han ido implementando diversas medidas de seguridad como los medidores de CO2 ¿cree que llegaron tarde?

R. Cuando uno echa la vista atrás pues analiza que algunas medidas se podían haber anticipado. En ese caso los medidores de CO2 se instalaron a últimos de febrero. En diciembre se inició un estudio de medidas complementarias, lo que ocurre es que había mucha demanda de estos aparatos y nos llegó una remesa que no cumplía los requisitos técnicos necesarios y que eran muy incómodos e imprecisos. Nos dotamos de ellos en el momento en el que tuvimos los medidores adecuados, que son sencillos y se están usando mucho. Claro que nos hubiera gustado tenerlos antes, pero fue imposible por las condiciones del mercado.

 

P. ¿Tener en el seno de la Universidad a una eminencia en inmunología como Alfredo Corell da una cierta tranquilidad?

R. Alfredo siempre nos ha aportado mucha tranquilidad por ejemplo en el caso de la seguridad de las vacunas. Su labor ha sido doble porque nos ha aportado tranquilidad y visibilidad a la Universidad en los medios de comunicación. Nosotros le fichamos como vicerrector de Información Docente y Transformación Digital porque es especialista en esta materia y la verdad es que estamos muy satisfechos de su trabajo con un desarrollo muy importante multiplicando por diez la wifi en los espacios universitarios, un refuerzo del campus virtual o una renovación tecnológica en todos los centros, además de desarrollar aplicaciones docentes muy importantes.

Pero también es cierto que tenemos a muchos otros profesores expertos en materia Covid.  Figuras como el secretario de la comisión asesora regional, Nacho Rosell; los profesores Eiros y Orduña que son catedráticos de microbiología y que están coordinado en Castilla y León todo el sistema de PCRs y de evaluación de cepas; la catedrática Ana Almaraz de Medicina Preventiva… La Universidad de Valladolid tiene gente muy buena y nuestras decisiones siempre estaban fundamentadas en la opinión de estos expertos, que son auténticas eminencias en lo suyo.

 

P. Ya estamos en julio, se ha dado carpetazo al curso y hay que pensar ya en el 2021-2022 ¿Cómo van las preinscripciones?

R. Estamos iniciando el proceso, todavía no tenemos datos globales. Estamos muy ilusionados y creo que el trabajo está siendo bueno, aunque el número de alumnos que han salido de la EBAU es menor que el del pasado año, que fue excepcional.

 

"La UVa no tiene vocación de convertirse en una Universidad online, apostamos por la presencialidad"

 

P. Un curso con dos grados nuevos…

R. Efectivamente, lanzamos dos grados nuevos: Biomedicina y Terapias Avanzadas y Criminología. Creo que son dos titulaciones que están generando muchas expectativas. Nuestro compromiso es la calidad y siempre buscamos la excelencia y en cualquier grado que implementamos estos son nuestros objetivos prioritarios.

 

P. ¿Cómo va la implementación de Enfermería en el Campus de Segovia?

R. Estamos en una fase académica, articulando una propuesta que nos tendrá que autorizar la Junta de Castilla y León. Hay varias fases que tenemos que ir completando. Se está preparando una memoria que contemple cómo se va a desarrollar el grado, analizando qué instalaciones necesitamos, qué profesorado es necesario, cómo van a ser las prácticas en el sistema hospitalario…

 

P.  ¿Cómo es la relación con el resto de Universidades de Castilla y León?

R. Es magnífica. Tenemos muy buena relación con las universidades públicas y mantenemos reuniones semanales de coordinación entre las cuatro universidades y la Consejería de Educación. Además, durante la pandemia hemos estado en permanente contacto los cuatro rectores. Lo vimos muy necesario para tomar las diversas medidas y yo creo que ahí radica parte del éxito.

 

 

P. Se han creado nuevas plazas de profesores ayudantes doctores y de profesores asociados ¿Cómo es la plantilla actual de la UVa?

R. La plantilla está envejecida y es desigual en unos centros y en otros. Y todo nuestro esfuerzo se dirige a rejuvenecer y fortalecer la plantilla. De ahí, la convocatoria de plazas de ayudante doctor que son la vía de entrada para los jóvenes. Nuestra apuesta es muy fuerte por incorporar talento joven. Normalmente se sacaban unas treinta plazas de este tipo de profesor, el año pasado ya sacamos 80 y en esta ocasión hemos sacado 60 y en unos días ampliaremos. Pero además lo vamos a complementar con otras diez plazas de profesor ayudante doctor para jóvenes doctores, que hayan leído la tesis en menos de cinco años; vamos a sacar plazas de contratado doctor para titulaciones que tienen necesidades estratégicas… estamos volcándonos en este tipo de actuaciones.

 

P. Sabemos que no es una actividad propiamente de la Universidad pero ¿cómo están viviendo los viajes de fin de curso y esos macrobrotes que se están produciendo entre los más jóvenes?

R. Con preocupación como toda la sociedad. No queremos que se reproduzca la situación del año pasado: cuando parecía que veíamos el final del túnel, nos fuimos de vacaciones y volvimos con un repunte y en noviembre llegó a una situación crítica que nos situó casi al borde del cierre otra vez. No hay que estigmatizar a los jóvenes, sino hacer un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad porque esto no está superado, aunque estamos muy cerca. Hay que tener un poquito más de paciencia para lograr que la vida social se normalice y la universitaria también y que solo tengamos que preocuparnos exclusivamente de los aspectos académicos.

 

"Nuestro objetivo es rejuvenecer y fortalecer la plantilla"

 

P. ¿El curso 2021-2022 será presencial cien por cien?

R. De momento el ministerio no nos ha modificado las normas. Hoy en día tenemos programado el curso como este que hemos acabado, que más o menos ha sido un 70 por ciento presencial. Había titulaciones con el cien por cien presencial y otras, por el número de alumnos, se hacía bimodal. El balance es casi que las tres cuartas partes de las clases han sido presenciales.

 

P. El mejor medidor para analizar que todo vuelve poco a poco a la normalidad es que se ha recuperado los ciclos musicales, los encuentros de verano, los alojamientos compartidos entre estudiantes y personas mayores…

R. Sí, pero con toda la prudencia y con todas las medidas. Todas estas actividades de Encuentros de Verano y ciclos musicales se celebran con formato reducido. Hay mucha demanda, pero también es porque saben que se hace de forma segura. La gente quiere venir porque le gusta la cultura, pero también le gusta sentirse seguro. Y en la Universidad de Valladolid les ofrecemos ambas cosas.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas