Noé y la sequía...