No habrá decisión sobre el futuro de la Casa Cuna de Diputación hasta que no se estudien "pros y contras" de un nuevo uso

La Diputación de Valladolid no decidirá el futuro de la Casa Cuna, que actualmente alberga una escuela infantil de uso preferente para padres de la provincia que trabajan en la capital, hasta analizar "todos los pros y contras" que plantea el proyecto de la Fundación Personas para situar en el edificio un centro de asistencia y atención temprana para discapacitados.

 

Así lo ha explicado el diputado delegado del Área de Igualdad de Oportunidades y Servicios Sociales, Conrado Íscar, quien ha añadido que aún se estudian "todas las opciones", incluida la posibilidad de compatibilizar ambos usos en el inmueble situado en el vallisoletano barrio de Arturo Eyries, pero ha garantizado que incluso en el "hipotético" caso de que se optara por trasladar la escuela infantil a otras instalaciones, se mantendría el servicio a los padres "sin que tengan que pagar más por ello".

 

Íscar, que ha participado este martes en una reunión con los distintos grupos políticos en la Diputación y con representantes de la Fundación Personas para conocer su proyecto, ha lamentado el "nerviosismo" que la aparición en medios de comunicación del proyecto de la Fundación haya podido causar y ha justificado que aún no se haya comunicado a los padres y profesionales de la escuela puesto que "no hay ninguna decisión tomada".

 

En este sentido, ha recordado que la Institución provincial trabaja "desde hace meses", concretamente desde febrero, en el futuro de la Casa Cuna, una labor que se ha prolongado en el tiempo "precisamente para valorar bien todas las opciones" y evitar "perjudicar a alguien" a la hora de tomar la decisión.

 

El diputado también ha confirmado que el curso presente se imparte "con normalidad" y que la próxima semana la Diputación se reunirá con familiares y trabajadores de la escuela, dentro de la ronda de contactos para reunir información suficiente antes de adoptar la decisión.

 

Precisamente la plataforma creada por las familias y el equipo de profesionales de la escuela ha remitido un comunicado este martes en el que han destacado la ocupación "completa o casi completa" de sus plazas durante los seis años que lleva en funcionamiento y ha achacado el supuesto "incumplimiento de las expectativas" puesto que ha aumentado el porcentaje de alumnos de la localidad vallisoletana en detrimento de los procedentes de la capital por "falta de difusión" por parte de la Diputación.

 

BÚSQUEDA DE UNANIMIDAD

 

Por lo que se refiere al proyecto de la Fundación Personas, la plataforma ha mostrado su apoyo, pero ha advertido de que "debería ser posible la cohesión de ambos recursos", algo que Conrado Íscar ha puesto en duda por las dimensiones que requieren los espacios para la atención de personas con discapacidad, si bien ha reiterado que el futuro de la Casa Cuna todavía se encuentra en fase de estudio y ha expresado su deseo de que el destino final del centro se decida por acuerdo unánime de los grupos que integran la corporación provincial.

 

En este sentido, el diputado socialista Francisco Javier Herrera ha asegurado que su grupo "no pondrá palos en la rueda" del proyecto de la Fundación Personas, que podría beneficiar a 150 personas y ofrecería un servicio "muy demandado por la sociedad", pero ha abogado por lograr "una fórmula intermedia" para todas las partes y ha reclamado a la Junta de Castilla y León que se implique en la atención a las personas con discapacidad.

 

Por su parte, la portavoz del Grupo Provincial de Ciudadanos (C's), Pilar Vicente, se ha sumado a la reivindicación al Gobierno autonómico y ha pedido también una solución para los 30 padres que cada día llevan a sus hijos a este centro, tras lo que ha sugerido que podría haber habido "más previsión" por parte de la Diputación a la hora de abordar esta situación.